DESTACADO PORTADA

Yasna Muñoz, académica de la Escuela de Nutrición y Dietética de la U. Andrés Bello, explica los alcances de una dieta baja en glutén.

Escrito por


Cada vez son más las personas que, por tendencia o moda, prefieren sacar el gluten de su dieta con el objetivo de combatir algunas molestias intestinales o el exceso de peso corporal.

Pero ¿qué es el gluten? ¿es beneficioso sacarlo de la dieta diaria? El gluten es una glicoproteína que está presente en algunos cereales de consumo habitual como el trigo (gliadina), la cebada (secalina), el centeno (hordeína) y posiblemente la avena (avenina).

Las personas que tienen la enfermedad celiaca -desorden autoinmune intestinal crónico con un fuerte componente genético y cuya sintomatología resulta de la ingestión de la proteína más importante del trigo, cebada, centeno y avena- eliminan el gluten de su dieta. “Esta proteína induce un proceso inflamatorio crónico en el intestino delgado, que conduce al aplanamiento progresivo de las vellosidades intestinales, hiperplasia de las criptas e infiltración del epitelio por linfocitos, que eventualmente pueden experimentar una transformación maligna. La enfermedad es poligénica que involucra, genes del complejo mayor de antígenos de histocompatibilidad (MHC) como HLA DQ2 y DQ8 y en menor frecuencia genes no MHC. Donde la base del tratamiento es una alimentación libre de gluten para toda la vida”, explica Yasna Muñoz, académica de la Escuela de Nutrición y Dietética de la U. Andrés Bello.

Yasna Munoz UNABSin embargo, actualmente, un grupo mayoritario de personas está optando por una alimentación libre de gluten, por ser considerado más saludable. “No existe evidencia científica acerca de hasta qué punto la dieta libre de gluten es estricta cuando se trata de grupos que la siguen como opción saludable, tampoco se sabe si esta dieta posee efectos adversos a largo plazo, debido a que los alimentos sin gluten poseen mayor cantidad de grasas y/o carbohidratos, además son pobres en vitaminas y minerales, ya que no se encuentran fortificados”, explica la nutricionista.

Según la académica de la UNAB, “lo favorable de esto es que la población ha conseguido mover al mercado de alimentos libres de gluten, consiguiendo que las industrias de alimentos desarrollen o importen nuevos productos. Esto favorece la disponibilidad de este tipo de alimentos, especialmente para personas que necesiten adherirse a una dieta libre de gluten como tratamiento”.

Respecto a si es favorable disminuir el gluten de la dieta, la académica de la UNAB aclara que no hay evidencia científica, pero sí estudios semi clínicos encontrando efecto favorable en sintomatología en patologías como esclerosis múltiple, trastorno del espectro autista, esquizofrenia, trastorno por déficit de atención con hiperactividad, trastornos depresivos, cefaleas, síndrome del intestino irritable, fibromialgia, dermatitis herpetiforme y epilepsia.

No obstante, “es necesario realizar más estudios para confirmar una causa – efecto del gluten sobre estas patologías, ya que la gran inmensidad de resultados, poco consistentes y de poca evidencia científica que hemos observado en bases de datos no científicas, está ocasionando que la población general esté orientándose hacia la elección de productos sin gluten, como un patrón de dieta más saludable, sin haber hallado una asociación positiva”, concluye la experta.

Noticias relacionadas

Share This