Desafío X-PRO 2021 cerró con el triunfo de representantes de la UNAB
Economía y Derecho

En esta tercera versión participaron estudiantes de México, Colombia y Chile. La empresa elegida RePhone fue el caso del que aprendieron tanto estudiantes como académicos que sacaron partido al trabajo en equipo.

Escrito por

La versión Desafío X-PRO 2021 cerró fortaleciendo la experiencia multicultural en un contexto educativo y de proyección empresarial para RePhone, elegida para ser el caso de esta tercera versión del encuentro organizada por la Facultad de Economía y Negocios de UNAB.

X-PRO consiste en un desafío que debe ser resuelto por los estudiantes del área de negocios, y que este año tuvo elegida a RePhone, empresa con foco en la Economía Circular, y que busca su expansión en América Latina tras recibir aportes de nuevos inversionistas en agosto 2021 por más de 3 millones de dólares, lo que se transformó en el punta pie inicial para impulsar sus operaciones en México.

Además, forma parte de la comunidad de empresas de Sistema B, otro mérito para ser seleccionada y convertirse en el caso de estudio en el que participaron más de 800 estudiantes universitarios de Colombia, México y Chile, quienes aprendieron a conocer las prácticas del sector.

“Alrededor de 134 millones de smartphones son desechados anualmente en América Latina. Al comprender la magnitud del problema nos concentramos mucho en temas de economía circular como ventaja competitiva empresarial. Es por ello que estamos muy agradecidos de la empresa RePhone, empresa B, con un foco en economía circular y la reutilización de teléfonos móviles en Chile desde hace 10 años”, explicó el director de Relaciones Internacionales FEN Andrés Tolosa.

El desafío fue importante para la empresa, pero fundamentalmente para los estudiantes que se hicieron cargo del caso y buscaron alternativas para solucionar los conflictos del ejercicio. El equipo ganador de X-PRO 2021 está integrado por estudiantes de UNAB, quienes destacaron por su desempeño.

“Participar en el desafío X-Pro, teniendo que realizar el proyecto en base a la empresa RePhone, fue una muy grata experiencia, dado que en el ámbito académico nos ayuda y beneficia en la amplitud y adquisición de conocimientos que uno no aprende en una cátedra, en una clase, sino que se obtienen mediante la práctica. Es por eso, que soy un convencido que este proyecto traerá frutos fecundos, y resultados fructíferos en el desarrollo profesional de todos aquellos estudiantes que participaron con conciencia, y dando lo mejor de sí mismo durante el desafío”, señaló Juan Ignacio Jadue, estudiante de Ingeniería en Administración de Empresas de la UNAB.

Jadue agregó que al momento que fueron notificados por ser el equipo ganador sintieron orgullo por el sacrificio que hicieron quienes tomaron la participación con la importancia que tienen instancias como esta. “Realmente conozco el sacrificio que realizaron con el fin de obtener el mejor resultado posible en el desafío. Me siento dichoso por haber participado en el desafío X-Pro, en donde adquirí múltiples conocimientos y además aportamos con ideas y sugerencias a una marca tan agradable como Rephone”, agregó Jadue.

Si bien la experiencia está dirigida fundamentalmente a los estudiantes, los académicos aprovechan la instancia para generar un vínculo de aprendizaje distinto, en un campo diferente, con los alumnos de sus carreras.

“Como docente es muy grato poder trabajar en proyectos reales, en esta ocasión la empresa RePhone dio la oportunidad que alumnos pudieran tener una grata experiencia multicultural, generando estrategias de crecimiento para su organización”, relató la docente MID Alba Pulido Pineda, de la Universidad del Valle de México (UVM-Veracruz).

En la instancia los alumnos disfrutaron de este proceso a través de videoconferencias en las que compartieron información sobre las diferentes culturas y estrategias de negocios, con la finalidad de generar una propuesta de alto impacto para Rephone. “De manera personal agradezco a la Universidad Andrés Bello por la invitación y tan enriquecedora experiencia, sin lugar a dudas vivimos en un mundo en donde las fronteras han quedado atrás y debemos preparar a nuestros jóvenes para este gran reto”, agregó Pulido.

Con esta iniciativa la FEN-UNAB busca que miles de estudiantes puedan tener experiencias multiculturales en Chile o el extranjero, pues Desafío X-PRO es una metodología de trabajo que permite conectar estudiantes y profesores de todo el mundo para colaborar y aprender de forma fluida.

Para Oriana Martinez Palomino, profesora del programa Administración de Empresas de la Escuela de Negocios en la Universidad Tecnológica de Bolívar, dentro de las experiencias de internacionalización en casa, la participación en el Desafío X-PRO se transformó en una oportunidad y un reto tanto para la docente como para sus estudiantes.

“Ha contribuido al fortalecimiento de las Competencias Laborales Generales (CLG) y las competencias multiculturales. Esto ha sido posible a través del intercambio de saberes, opiniones y criterios con compañeros internacionales. Realizar un análisis y desarrollar propuestas de solución y mejora para una empresa real, con información actualizada, bridada por sus mismos fundadores es una práctica de gran valor para la formación de profesionales con criterios de vanguardia, que se desempeñen como ciudadanos globales en las organizaciones”, indicó Martinez.

En concreto el ejercicio consiste en plantear un desafío que debe ser resuelto por los estudiantes del área de negocios, que en la práctica solucionan retos aplicando su conocimiento y siendo guiados por académicos que en medio del ejercicio pueden entregar su conocimiento de forma más dúctil, entendiendo las fallas y aciertos en el proceso de aplicación.

“Participar en el desafío fue una oportunidad de aprender junto a personas totalmente desconocidas para mí, también fue una oportunidad para mejorar mi habilidad de trabajar en equipo. Me gustó mucho la experiencia y sin duda volvería a participar en un proyecto así”, señaló Ana Baldomar Hernández, alumna de la UVM Veracruz.

El desafío X-PRO trae consigo distintas barreras que los estudiantes deben superar. Producto de la pandemia los enlaces online facilitaron el intercambio cultural entre países, pero también arrastró otras dificultades que académicos y estudiantes supieron sortear.

“Creo que uno de los mayores desafíos de trabajar de manera remota con el grupo fue la diferencia horaria, la disponibilidad de tiempo de cada un integrante del grupo y la diferencia entre carreras. Sin embargo, fue posible sacar el proyecto adelante gracias a todas las herramientas de trabajo conjunto y remoto que hoy en día existen y gracias a la disposición del grupo”, comentó Paula Castro Bermúdez, estudiante del programa Finanzas y Negocios Internacionales, de la Escuela de Negocios en la Universidad Tecnológica de Bolívar.

El director de Relaciones Internacionales FEN adelantó que el próximo año seguirán trabajando con empresas de triple impacto. “Además, queremos crear una nueva versión X-PRO en la línea de innovación que permita trabajar a equipos de estudiantes de distintas disciplinas” concluyó Andrés Tolosa.

Noticias relacionadas