Equitadora y futura ingeniera en administración de empresa sueña con los Juegos Olímpicos | Deportista UNAB
Deportes

Trinidad Soffia tiene 18 años y estudia Ingeniería en Administración de Empresas en la U. Andrés Bello, en la sede de Santiago. La joven viene llegando de Estados Unidos donde tuvo un excelente rendimiento con equitadores Top Ten.

Escrito por

                                   

Siempre sonriente y con una personalidad deslumbrante, Trinidad Soffia, viene llegando de una estadía en Estados Unidos, donde participó en un gran premio CCI dos estrellas y estuvo saltando entre saltar en 1,45 y 1,5 mts.

Con 18 años, esta joven amazonas dejó de ser la joven promesa para convertirse en una de las equitadoras chilenas de renombre nacional e internacional.

La “Trini”, como la llaman sus cercanos, comienza nuevos desafíos, entre ellos rendir, además, como estudiante de Ingeniería en Administración de Empresas en la U. Andrés Bello, área que la complementa junto a la equitación, deporte que ha llenado de orgullo a su familia.

Trinidad Soffia UNAB

Junto a su yegua “Cumorka Z”, se abre paso en los diferentes concursos internacionales, donde disputa lugares y premios.

Trinidad, desde pequeña, sintió la pasión por los caballos, su familia tiene experiencia en el rodeo, por lo tanto, no era de extrañarse que podía realizar equitación como deporte. Hoy es entrenada por el jinete Samuel Parot, quien la acompaña a los circuitos como el de Wellington y Ocala, torneos para los que trabajó arduamente.

¿Por qué elegiste la equitación como actividad deportiva? ¿Cómo llegaste a este deporte?
Elegí la equitación como deporte porque es una actividad que te ayuda a proponerte metas y me hace crecer como jinete. Además, por el lado de mi papá, mi familia es fanática del rodeo, por lo mismo desde niña, he podido convivir con los caballos y conectarme con ellos, ser equitadora es algo que me apasiona.

Este es un deporte que históricamente ha sido desarrollado por hombres.  ¿Cómo lo vives siendo mujer, chilena y estudiante de esta generación?
Efectivamente, es un deporte que históricamente ha sido desarrollado por hombres, pero creo que hoy, son la misma cantidad de hombres y mujeres quienes compiten. He visto mujeres compitiendo en los Juegos Olímpicos y, ver eso, me motiva, porque indica que yo también lo puedo lograr.

Estuvimos dos años con medidas restrictivas por la pandemia ¿Lograste entrenar en ese período?
Durante la pandemia, hubo muchas restricciones en Chile, principalmente. Sin embargo, tuve la oportunidad de viajar y entrenar en Estados Unidos. Esto me permitió continuar y mantenerme en competencia. La verdad, no tuve tanto cambio en mi ritmo de vida deportiva, lo que es bastante positivo, estaba feliz de tener la oportunidad de seguir entrenando en lo que me gusta, pese a las circunstancias, porque sé que muchos deportistas tuvieron que modificar sus rutinas o cambiar sus hábitos para adaptarse a los tiempos de hoy.

¿Cómo se viene este 2022 para ti? ¿cuáles son tus expectativas?
Este año es y seguirá intenso. Principalmente porque hay harta competencia internacional en la que me gustaría clasificar, como el Campeonato Americano o los Juegos Bolivarianos el próximo año. Entonces, estoy con grandes expectativas, aparte, es importante mencionar que este deporte no solo depende del jinete, que es mi rol, sino que también juega un rol fundamental el caballo. Puedo decir que hoy, gracias al equipo con el que trabajo, cuento con un buen grupo de caballos, por lo tanto, estoy con todas mis energías puestas en tener un gran desempeño los próximos meses.

¿Qué le dirías a los estudiantes de UNAB que se interesan por esta disciplina?
Les diría que se motiven a conocer y por qué no a hacer equitación. La verdad, subirse a un caballo, montarlo y cabalgar con él, te da una conexión única con este animal, que no se da con otra cosa. Por eso, conozcan y disfruten de este deporte distinto si tienen la posibilidad.

“Voy súper bien con la universidad, estoy feliz de ser parte de la Andrés Bello. Aquí me han dado todo el apoyo para desarrollar mi carrera como jinete y eso lo valoro muchísimo.  Además, nunca pensé que me llegaría a gustar tanto lo que estudio”.

¿Qué logros personales y deportivos ha traído para ti, realizar este deporte?
La equitación me ha hecho crecer mucho.  Y, es paradójico al igual que la vida, porque dicen que una vez puedes estar en cima y luego, puedes caer de un segundo a otro. Lo que te enseña a cuidar algo, te hace crecer y madurar. Este deporte me ha ayudado mucho para enfrentarme a la vida.

¿Cómo vas en tus estudios?
Voy súper bien con la universidad, estoy feliz de ser parte de la Andrés Bello. Aquí me han dado todo el apoyo para desarrollar mi carrera como jinete y eso lo valoro muchísimo.  Además, nunca pensé que me llegaría a gustar tanto lo que estudio o los ramos que tengo, pero, sí estoy contenta con el apoyo que me dan, porque siento que puedo llevar dos cosas a la vez, el deporte y la carrera y eso no es fácil, por eso estoy feliz de que sea así.

Noticias relacionadas