Alumni

Valeria Jorquera llegó a la UNAB como estudiante en 2008 y hoy es una de las académicas más queridas en la Escuela de Química y Farmacia de la U. Andrés Bello. A sus 34 años, la químico farmacéutica revela sus sueños, sus máxima alegrías y cómo es su relación con los estudiantes.

Escrito por

Es alegre, tiene una sonrisa que conforta y una dulce voz que invita a entablar un diálogo con ella. Así es Valeria Jorquera Barrera, académica de la Escuela de Química y Farmacia de la U. Andrés Bello y una de las más queridas entre sus pares y estudiantes.

“Amo mi profesión, es perfecta para mí, porque me gusta mucho la ciencia, particularmente la química. Estudié laboratorio químico en el liceo y luego comencé a trabajar en una farmacia. Ahí me enamoré de la carrera y aprendí Valeria-Jorqueramucho sobre los medicamentos, de cómo estos contribuyen a aliviar a las personas. Esta carrera es fascinante, porque utiliza la ciencia para ayudar a sanar. Complementa un desafío intelectual con el placer de ayudar a las personas”, empieza la entrevista Valeria con Noticias UNAB.

¿Qué significa para usted ser mujer y profesional ligada al área salud?
Un orgullo. Porto con honor el ser una profesional del área de la salud, siento que estoy al servicio del paciente y de mis alumnos.

¿Cómo se ha desarrollado su formación profesional?
Gradualmente. Ha sido un desafío, ingresé a la universidad bastante grande. A la edad en que debería haber egresado, recién iniciaba mi carrera. Siempre trabajé a tiempo completo y, además, estudiaba. Por eso, en muchas ocasiones fue un gran desafío tener tiempo para poder dedicarme a estudiar. Cuando estaba en la mitad de mi carrera, tuve que congelar por motivos económicos, lo que fue un golpe bastante duro, después de un año regresé decidida a terminar y así fue. Una vez que me titulé, nada me detuvo. He participado en congresos farmacéuticos, seminarios y cursos de distintos tipos sobre medicamentos y el año pasado hice un diplomado en Educación Superior para mejorar mis habilidades docentes.

Valeria Jorquera¿Qué es para usted ser docente en la UNAB?
Un honor. Es un privilegio ser parte de una universidad tan prestigiosa, que forma los mejores profesionales en salud (risas) No es que tenga la camiseta puesta, de verdad creo que los mejores profesionales de la salud egresan de la UNAB. Particularmente, mi Escuela es un lugar increíble, tengo el privilegio de trabajar con profesionales maravillosos, expertos en sus áreas, de los que aprendo cada día y, además, su calidad humana es inmensa.

¿Qué es lo que más le gusta de ser “profe”?
El contacto con los alumnos, en serio disfruto enseñar, me hace muy feliz ver las expresiones de los estudiantes cuando aprenden sobre los medicamentos. Me satisface profesionalmente, saber que, de alguna manera, con un pequeñito granito de arena, contribuyo a la formación de profesionales. Me hace sentir orgullosa. ¡¡Para mí es un privilegio ser profe, me apasiona!!

¿Cómo se define como “profe”?
Cercana y cálida. Me preocupan mis estudiantes en lo personal y profesional, me afecta si algo les pasa y trato de siempre ayudarlos o brindarles los medios para que puedan resolver sus problemas. Soy súper motivadora y tengo mucha paciencia, puedo explicar un tema las veces que sean necesarias, hasta que nadie se quede con una duda. No obstante, soy súper exigente, me importa que desarrollen todo su potencial y exijo excelencia.

Valeria Jorquera¿Qué le gusta hacer en su tiempo libre?
Estar con mi esposo, es el mejor panorama. Me gusta mucho leer, participó activamente como voluntaria en una obra mundial de enseñanza, profeso activamente mi fe, las actividades teocráticas ocupan la mayor parte de mi tiempo. También me gusta salir a andar en bicicleta y juntarme con mis amigos.

Sé que está hace poco casada ¿Cómo ha sido ese cambio de vida?
¡¡¡Increíble!!! Estoy casada hace 5 meses y estoy viviendo en la máxima felicidad. Mi esposo le da luz y alegría a mi vida, no imagino mi vida sin él, es el mejor!

¿Algún sueño a corto y mediano plazo tanto en lo profesional como personal?
En lo profesional, crecer profesionalmente, iniciar un emprendimiento propio. En lo personal, vivir algún día en el sur con mi esposo y mi familia.

Noticias relacionadas

Share This