Facultad de Ingeniería
Escrito por

Acaban de bajarse del avión, luego de participar con el robot “John Santos” en la competencia regional de uno de los concursos de robótica más importantes del mundo que organiza la NASA en Los Ángeles y ya están de cabeza pensando en cómo conseguir los recursos para participar en un desafío más importante: la fase mundial que comienza en apenas tres semanas en Atlanta.

Corren contra el tiempo porque el desafío es duro y urgente. Son nada menos que $30 millones los que el equipo de robótica “Corazón de Chileno” debe conseguir para acceder a la cita mundial de la especialidad donde quieren encumbrar el nombre del país. “Vamos a representar a Chile y a sus jóvenes, nacerán más grupos como estos y habrá mayor acceso a las herramientas tecnológicas para una mejor educación”, asegura Bastián Palacios, capitán del equipo. De ahí la premura de conseguir cuanto antes los recursos.
“La oportunidad de que escolares chilenos compartan experiencias con ingenieros de la NASA e importantes empresas del mundo tecnológico es importantísima. Además que estén asesorados por expertos en el funcionamiento de un robot es una gran oportunidad”, comenta Leonel Lagos, alumno de la U. Andrés Bello, que estuvo en California como uno de los directores del equipo nacional.  

Buen paso por Los Ángeles

A juicio de Bastián Palacios en el regional lograron un muy buen desempeño, considerando que por el terremoto no pudieron testear a “John Santos”, que quedó en Estados Unidos, a la espera de que sus creadores logren llegar al Mundial.

“En un momento de la competencia ‘John’ presentó una falla electrónica y, la verdad, creo que fue lo mejor que nos pudo pasar, ya que los chicos tuvieron que aprender a solucionar el problema y poner en acción todos sus conocimientos”, explica Leonel Lagos.
El team “Corazón de chileno” está compuesto por cerca de treinta jóvenes, entre ellos los alumnos de la Universidad Andrés Bello Leonel Lagos, Andrés Jara, Sergio Toro e Ignacio Fernández, quienes fueron los encargados de asesorar a los escolares en la construcción de “John Santos”.
Los recursos para el viaje de la fase regional los reunieron a último minuto, gracias al apoyo de varios auspiciadores, muchos familiares y anónimos. El team tenía algunos auspicios comprometidos con anterioridad al 27 de febrero, pero tras el terremoto fueron redestinados, por lo que los jóvenes se quedaron sin financiamiento. Esta vez el escenario es más difícil porque las familias ya no tienen medios para ayudarlos y no hay auspicios. La competencia es del 15 al 17 de abril. 

Jimena Araya

jimenaaraya@unab.cl

Noticias relacionadas

Share This