App-Innovación

Iniciativa del Centro de Transporte y Logística ganó el primer lugar en la Categoría Internacionalización en los Smart Cities Awards 2018, organizados por el Programa SÉ Santiago de Corfo.

Escrito por

 

Una inédita distinción logró ayer el Observatorio de Transporte Urbano de Carga de la Región Metropolitana de la Universidad Andrés Bello (UNAB), al ser galardonado con el primer lugar en la Categoría Internacionalización de los Smart Cities Awards 2018, organizados y entregados por el programa SÉ Santiago de Corfo Metropolitano. La iniciativa compitió con el Consorcio de Movilidad Eléctrica y Ciudad Emergente.

El Observatorio de Transporte Urbano de Carga de la Región Metropolitana (OTUC-RM) es una iniciativa del Centro de Transporte y Logística de la Universidad Andrés Bello (CTL-UNAB), la cual se encuentra realizando un monitoreo de cerca de 22 mil vehículos de transporte de carga del Gran Santiago, con el objetivo de analizar el comportamiento de la carga en la capital y su influencia en el desarrollo de la movilidad urbana.

“Cuando pensamos en movilidad urbana pensamos en el Transantiago, el Metro, los ciclistas y los automovilistas. Pero la logística urbana es un elemento esencial”, cuenta Julio Villalobos, Director del Centro de Transporte y Logística de la UNAB.

Sin la logística, la vida urbana no es posible. Los restaurantes donde comemos y las tiendas donde compramos nuestros productos dependen de un vehículo de distribución. La manzana en la góndola del supermercado no llega ahí por arte de magia. Alguien tuvo que ponerla ahí.

De esta forma, OTUC-RM se plantea comprender la dinámica, evolución y tendencia del sistema de transporte de carga. Es, en términos simples, una herramienta tecnológica dirigida a procesar la información de tránsito, con el uso de modelos de procesamiento de datos, utilización de algoritmos, entre otros.

El proyecto ya cuenta con resultados. Recientemente, el CTL detectó que la carga se mueve a mayor velocidad que las personas, información que puede servir de guía para los tomadores de decisión en políticas públicas para las ciudades. De hecho, esta iniciativa cuenta con financiamiento público de Corfo y trabaja coordinadamente con el Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones.

Hacia una movilidad 2.0

Para realizar este trabajo de monitoreo de 22 mil vehículos en la Región Metropolitana, es necesaria la tecnología (se requieren sistemas de GPS para rastrear la información y también sistemas informáticos para el procesamiento de datos), pero también es necesaria la colaboración (las empresas, el sector público y la academia trabajando coordinadamente).

Antes, para conocer y regular la movilidad de las ciudades bastaba con instalar señalética, demarcar calles o disponer de un funcionario público en terreno para controlar el tránsito.

Pero el crecimiento del parque automotor y el desarrollo de las ciudades ha obligado a cambiar la mirada. Ya no es posible gestionar los crecientes volúmenes de tráfico con una mirada análoga, y se hace necesario pasar al siguiente nivel, con una movilidad digitalizada y colaborativa que permita tener una visión global de la ciudad.

“El principal desafío al 2030 es que el transporte de carga va a tener que enfrentarse a tecnologías disruptivas, pues éstas están forzando la generación de nuevos modelos de negocios. El paradigma del transporte cambiará, tanto para las personas como para las mercancías”, cuenta el gerente general de SE Santiago, Pedro Vidal.

En nuestro país, el comercio electrónico creció un 30% entre 2017 y 2018; la venta de vehículos comerciales en el mismo periodo creció 11,9% según datos de ANAC y la irrupción de plataformas de distribución como Pedidos Ya, Uber Eats, Glovo, CornerShop, junto a las clásicas empresas como Amazon, UPS y FedEx están creando un nuevo escenario urbano. El proyecto OTUC-RM entrega información valiosa en este sentido.

Redacción de Rodrigo López.
Fotografías de Mario Campos.

Noticias relacionadas

Share This