Escuela de Industrias
Escrito por

Grant Cranfield, profesor de la Universidad Illinois y consultor en Operaciones de Omnicell, destacó los elementos clave que permiten mejorar los suministros de hospitales y clínicas.

Grant Cranfield durante su exposición en la UNAB.

“Todo lo que hay que hacer es tener el suministro correcto en el lugar y tiempo adecuado y con el mejor costo”. Con esta frase Grant Cranfield resumió la labor de los encargados de la cadena de suministros en instituciones de salud como hospitales y clínicas. Una tarea que puede parecer sencilla en el papel, pero que en la realidad está tensionada por las demandas de médicos, pacientes y administrativos, entre otros actores de la organización.

Cómo optimizar este proceso para poder llegar a tiempo con los medicamentos e insumos que los pacientes requieren fue el foco de la charla que dicto el profesor Cranfield, invitado por la carrera de Ingeniería en Logística y Transporte de la Universidad Andrés Bello y gracias a la gentileza de la empresa de servicios y productos médicos TECNIGEN. La actividad contó con la presencia de estudiantes, académicos y ejecutivos de hospitales y clínicas.

En la ocasión, el académico precisó las tareas principales que el encargado de esta área debe considerar: identificar y documentar las necesidades de los clientes, identificar las fuentes apropiadas de suministros, efectuar las compras o transferencias de stock necesarias, la recepción de las adquisiciones y su almacenamiento.

Los Key Performance Indicators

Gran Cranfield junto a Daniel Zamora, director de Ingeniería en Logística y Transporte de la UNAB.

Cranfield destacó que esta materia, de crítica importancia en el sector salud, puede ser resuelta con herramientas de la Ingeniería. Para eso, es fundamental identificar los indicadores claves de desempeño o key performance indicators, los cuales permiten identificar la forma en la cual se está cumpliendo el objetivo final de una tarea, en este caso, contar con un adecuado suministro de medicamentos e insumos.

Este análisis, según Grant Cranfield, debe considerar los múltiples factores que pueden estar participando en la generación de un determinado resultado, como por ejemplo, un exceso de suministros. En ese caso habrá que tener en cuenta el costo de las distintas opciones de insumos, cuantos suministros gastan los distintos médicos en los procedimientos que realizan, cuáles son los productos que más se están usando y si lo suministros que se están adquiriendo son los más adecuados para los requerimientos.

Este análisis entregará información valiosa para mejorar la cadena de suministros. Sin embargo, el profesor Cranfield advirtió que este trabajo debe ser hecho de la mano de los médicos. “Los administradores no somos médicos, no podemos decirle a los doctores cuáles suministros deben usar. Debemos lograr que los doctores aprueben el criterio que se va a usar”, precisó.

Grant Cranfield, posee estudios superiores en la Universidad de Long Beach  en California y un MBA en gestión de salud de la Universidad de Phoenix. En la actualidad se desempeña como consultor en operaciones en la empresa Omnicell y como académico de la Universidad de Illinois en el área de gestión de materiales y aspectos fiscales en administración de salud.

Noticias relacionadas

Share This