Facultad de Ingeniería
Escrito por

Tungsteno, renio y molibdeno son los denominados metales refractarios altamente resistentes al calor y la corrosión. Nuestro país tiene grandes reservas de ellos, por lo mismo, no sólo se deben exportar sino que trabajar para producir tecnología con múltiples usos.

Ampolletas incandescentes, focos de aviones, pantallas electrónicas, aspas de turbinas de aviones, así como materiales para construir naves espaciales y transbordadores. Estos son algunos de los ejemplos de los productos posibles de generar gracias a los denominados metales refractarios o no convencionales como el tungsteno, renio y molibdeno.

En una charla sobre metales refractarios organizada por la Facultad de Ingeniería de la U. Andrés Bello, Edgardo Cisternas ejecutivo de la Gerencia de Investigación y Desarrollo de Molymet, empresa nacional que tiene el 35% del mercado mundial del molibdeno, abordó este y otros temas en torno al mercado de este tipo de metales.

“Chile es uno de los países que cuenta con las reservas más grandes de molibdeno, metal derivado del cobre, después de China y Estados Unidos. Realidad que contrasta con nuestra escasa participación internacional en la elaboración de productos con este metal, lo que claramente va en desmedro del desarrollo económico local y del crecimiento” , aseguró Cisternas.

Producción de metales

Considerando las particularidades técnicas de estos metales, como su capacidad de fusión a temperaturas altas extremas, su densidad, su uso como catalizador para la refinación de petróleo, alta resistencia a la corrosión, los metales refractarios son una oportunidad para nuestro país. “Le permitirá a Chile -complementa el experto- diversificar su mercado de producción de metales y competir con otras economías que ya cuentan con un gran desarrollo científico y tecnológico en este ámbito”.

El doctor en física comenta que el país se encuentra en un escenario favorable respecto de sus reservas de metales. En el caso del renio, se trata de un metal con propiedades muy sofisticadas y que es complejo de obtener, ya que sólo se encuentra en el molibdenito. Por otra parte es sumamente escaso y como es difícil cuantificar su presencia, se presume que Chile está entre los países con mayores reservas de renio, junto con Canadá, EE.UU., Perú y China.

Respecto de los desafíos que tiene el sector en los próximos años, el físico hace énfasis que se trata de agregar valor a productos que ya existen, porque ellos tienen una perspectiva económica muy positiva para el país. Se debe crear nuevas aplicaciones tecnológicas, expandir procesos a otros metales refractarios, crear conocimientos en pulvimetalurgia de metales no refractarios no disponible en Chile y vincular el lazo universidad empresa.

Jimena Araya Olavarría.
jimenaaraya@unab.cl

Noticias relacionadas

Share This