Facultad de Ingeniería

En razón de su distinguida trayectoria, contribución científica y reconocimiento internacional, el académico e investigador de la carrera de Geología fue nombrado miembro honorario de la Sociedad Geológica de Estados Unidos.

Escrito por

La Sociedad Geológica de Estados Unidos (Geological Society of America, GSA) concede anualmente una distinción a geólogos extranjeros que se han destacado en la investigación científica, acogiéndolos como miembros honorarios. Este año, el reconocimiento fue otorgado al Dr. Reynaldo Charrier, académico e investigador de la carrera de Geología de la Universidad Andrés Bello.

La GSA agrupa a más de 20 mil profesionales en más de 100 países. Los miembros honorarios son elegidos en base a su trayectoria y años de contribuciones sobresalientes reconocidas internacionalmente. El profesor Charrier fue postulado por tres de sus colegas, y luego seleccionado por el comité internacional a cargo; comité al que hasta hace un año él también pertenecía.

La entrega del premio se realizó durante la ceremonia de inauguración del Congreso anual de la Sociedad, una masiva reunión que este 2019 se llevó a cabo en Phoenix, Arizona. “Para mí fue un poco una sorpresa cuando me preguntaron si aceptaba la distinción. Me siento sumamente honrado, son muchos años de trabajo en docencia e investigación; significa siempre algún tipo de esfuerzo y eso indica que valió la pena”, señaló el Dr. Charrier.

El profesor Charrier, académico de la UNAB desde el año 2011, ha desarrollado un prolífico trabajo de investigación en geología estructural y tectónica andina, con importantes contribuciones a la tectonoestratigrafía de Chile. En este sentido, entre sus logros más destacados se incluye haber sido uno de los primeros geólogos en proponer la existencia de periodos de extensión en la historia de la cordillera de Los Andes, y no solamente de compresión como se entendía hasta entonces.

Así, cuenta con publicaciones que se han convertido en material de referencia y significativa citación, como es el capítulo “Evolución tectonoestratigráfica del Orogeno Andino en Chile” del libro Geología de Chile, editado por la Sociedad Geológica de Inglaterra (2007). Dicho texto es una síntesis completa del tema que marcó un hito en la geología del país, como también un artículo publicado junto a investigadores argentinos que abarca la Zona Central de ambos lados de la cordillera.

Éstas y otras publicaciones, sumadas a una intensa colaboración internacional, sustentan el reconocimiento recibido este año por el Dr. Charrier. El académico señala que gran parte del mérito lo tienen sus estudiantes, sobre todo de magíster y doctorado, quienes “hacen trabajos muy prolijos, muy profundos, y eso se integra perfectamente con los trabajos anteriores y ahí es cuando uno puede empezar a desarrollar modelos generales”.

En el último tiempo ha incursionado en otras áreas, participando en grupos de investigación dedicados a distintos aspectos geológicos como la glaciología, y temas como la velocidad de erosión de la cadena andina, la evolución de la Cuenca de Magallanes, entre otros. Actualmente trabaja también con antiguos estudiantes de doctorado continuando el estudio de los procesos de extensión que detectó en la historia de la cadena andina más reciente.

“Lentamente eso nos ha llevado a trabajar cada vez más al sur, porque estos procesos los detecté aquí en la Zona Central y ahora estamos moviéndonos hacia el sur para ver cómo se manifiesta esto, con la gran sorpresa de que hacia el sur incluso el proceso de extensión es mucho mayor que en la Zona Central, y eso ya implica aplicar conocimientos de distintos tipo, como geoquímica y geofísica”, comenta.

Hoy el profesor Charrier continúa formando a los futuros geólogos de la Universidad Andrés Bello.

Noticias relacionadas

Share This