Ciencia y Tecnología

El Centro de Transporte y Logística de la U. Andrés Bello lanzó los primeros resultados del Observatorio de Logística del Comercio Electrónico: una plataforma que permite visualizar el flujo de despachos de las compras online en las grandes ciudades.

Escrito por

La distribución de “última milla”, es decir, el traslado de un producto hacia el domicilio de su comprador, es un problema de índole logístico que afecta a las grandes ciudades en todo el mundo. La masificación del comercio electrónico en los últimos años se ha sumado a esta problemática, añadiendo al desafío factores como una mayor rapidez de las entregas y el comportamiento particular del consumidor online.

Así, el Centro de Transporte y Logística (CTL) de la U. Andrés Bello, en conjunto con la Cámara de Comercio de Santiago (CCS), desarrollaron un proyecto que busca generar y proveer información sobre la logística específica del comercio electrónico en la capital, con el objetivo de hacerlo más eficiente e integrarlo al desarrollo de la ciudad. “Lo que busca este proyecto es efectivamente poder observar la trayectoria y la tendencia que tiene la distribución de ‘última milla’ en la ciudad, reflejando también el comportamiento del consumo de la población en Chile”, dice Andrés Bronfman, investigador a cargo del proyecto.

Luego de dos años de trabajo junto a los socios de la Cámara, se realizó el evento de lanzamiento del Observatorio de Logística del Comercio Electrónico. En esta instancia, se entregaron los resultados de su primer estudio: una aproximación al estado de los despachos en Santiago basada en una muestra piloto que monitoreó 72.000 despachos. Uno de los datos más llamativos fue que sólo un 5,5% de las entregas de productos son rechazadas por los compradores una vez que llega el despacho a su domicilio, una cifra significativamente menor a lo estimado.

Investigación al servicio de las necesidades actuales

El comercio electrónico, explica el Dr. Bronfman, genera una problemática particular para la logística urbana, ya que el consumidor no sólo exige altos niveles de servicio, sino además que las entregas ocurran en ciertos horarios y bajo ciertas condiciones. El sistema se vuelve muy complejo para los operadores y, dado que este formato de compras crece tan rápido, la industria no logra adecuarse a la misma velocidad.

Derivado del Observatorio de Transporte Urbano de Carga, un macro proyecto del CTL-UNAB, esta bajada relacionada al e-commerce consiste en el desarrollo de un sistema para la captura, procesamiento y análisis de datos, y la generación de información actualizada sobre la logística de distribución. La integración de estos datos proporciona mayor conocimiento de la trayectoria, funcionamiento y tendencias en cuanto a: cantidad y tiempos de despacho, zonas conflictivas, rangos horarios, peaks de entrega, detenciones, entre otras variables.

Este sistema, único en su tipo en el mundo, permite representar la información en una red vial y visualizar en forma dinámica las operaciones de distribución. De esta manera, los operadores pueden extraer datos que les permiten optimizar sus servicios y reducir costos, a la vez que arroja tendencias útiles tanto para la toma de decisiones de la empresa como para la generación de políticas públicas.

El Observatorio se irá desarrollando progresivamente, apuntando en sus siguientes etapas a contar con una plataforma en línea en la que las empresas y actores interesados que se vayan sumando puedan trabajar en tiempo real.

“Este tipo de desarrollo es un fiel reflejo de lo que busca un centro de investigación: estar en los problemas reales que se sufren hoy en día no solamente a nivel local sino que a nivel global, y poder abordar el problema para resolverlo en forma conjunta en un ámbito académico-privado”, concluye Andrés Bronfman.

Noticias relacionadas

Share This