Facultad de Ingeniería
Escrito por

Macarena Donoso inició a fines de enero pasado su semestre de intercambio en la Universidad Europea de Madrid, tras recibir la Beca Santander Universidades 2008 de movilidad internacional de pregrado.

Ni el frío ni la lluvia han logrado apagar el entusiasmo de Macarena Donoso (27) desde que pisó suelo español a mediados de enero. Es la primera alumna en la historia de su carrera, Ingeniería en Seguridad y Prevención de Riesgos, en vivir la experiencia de un intercambio en el extranjero, un hecho que la llena de orgullo y satisfacción.

Junto a otros dos alumnos de nuestra Universidad, Macarena fue premiada en julio pasado con la Beca Santander Universidades 2008, beneficio que forma parte del Programa de Apoyo a la Educación Superior (PAES) del Grupo Santander y que permite a estudiantes de pregrado continuar sus estudios en universidades iberoamericanas y de habla inglesa.

Aterrizó en la Escuela Superior Politécnica de la Universidad Europea de Madrid, institución en la que actualmente cursa ramos de Ingeniería Industrial y Medio Ambiente. Cuenta que la experiencia ha sido, hasta el momento, inolvidable. “Es un país de mucha cultura, muy cosmopolita. Caminar por la calle, detenerse a ver una plaza, una fuente o un simple mural y darse cuenta de que es una obra de arte, con un pasado, una historia, es algo asombroso”.

Visitar museos y lugares turísticos dentro de la capital española ha ocupado gran parte de su tiempo libre. El Prado, Reina Sofía, el Museo de Cera, Campo Moro, Parque El Retiro y el Teleférico la han sorprendido por su belleza, pero, sin duda, lo que más la ha impactado es Toledo. “La recorrí en un día, feliz viviría ahí. Fue cuando estaba en la Catedral que me di cuenta de que realmente estaba en otro país y de lo increíble que es todo esto”, comenta.

Fiel a su profesión, Macarena dice que prefiere no salir sola de noche, por seguridad. Sin embargo, nada pudo salvarla de tener que devolverse a casa en busca de un paraguas cuando, en más de una ocasión, una inesperada lluvia se dejó caer justo cuando salía a recorrer la ciudad.

En general, para Macarena las clases son más difíciles en Chile que en España, pero le ha costado un poco acostumbrarse a los modismos y la terminología que se emplea en Madrid. Un par de veces, a causa de alguna instrucción mal dada, ha terminado perdida. “Aunque me demoro, igual llego a mi destino”, aclara.

Pese a la gran cantidad de atractivos que ahora tiene al alcance de la mano, Macarena privilegia sus estudios. “No quiero distraerme de mi objetivo principal que es pasar los ramos. Dudo que una oportunidad como esta se repita, por eso quiero sacarle el máximo provecho. Cuando termine las clases tendré tiempo de recorrer España, y tal vez Europa”, concluye.

Noticias relacionadas

Share This