Cimarq
Escrito por

La UNAB junto a otras seis universidades, firmaron el 29 de abril el primer protocolo “Marco de Campus Sustentable” de Chile. Rolando Kelly, Rector de la U. Andrés Bello, fue nombrado vicepresidente de la Comisión de este protocolo “verde” sin precedentes en la educación superior, que establece el primer compromiso para crear iniciativas que aporten, desde lo académico, a un desarrollo país vinculado con la sustentabilidad.

El compromiso firmado el 29 de abril en el edificio de la CEPAL, contó con la participación de los rectores y representantes de la Universidad Andrés Bello, Tecnológica Metropolitana, Bolivariana de Talca, Iberoamericana de Ciencias y Tecnología y Metropolitana de Ciencias de la Educación. Más representantes del Middlebuy College y la Asociación de Empresas y Profesional por el medioambiente.

Protocolo “verde”

Este protocolo “verde” aspira al compromiso de las universidades en una serie de acciones para el desarrollo sustentable. Por ejemplo, elaborar metodologías para ciencias de la sustentabilidad, formación profesional en áreas de la ecología y el medio ambiente y la promoción permanente de valores éticos para la sustentabilidad.

“Los estudiantes hace mucho tiempo que están solicitando la generación de este tipo de espacios. Es una señal avanzada de progreso social y la motivación que genera en la gente es que la cultura de la sustentabilidad es algo central de la formación, del quehacer diario y profesional. El desafío es tal, que como Universidad lo tenemos que llevar a un nivel de educación transversal y sociabilizarla para que todos lo sientan como algo propio”, sostiene Marcelo Mena académico y delegado de la UNAB para la Comisión del Protocolo “Marco de Campus Sustentable”.

El director de la CONAMA, Álvaro Sapag, recalcó que el acuerdo permitiré que las casas de estudio se concentren en las áreas de investigación que más les acomoden para así acceder y dirigir sus acciones hacia la industria. “Le damos la libertad a las universidades para que elijan y busquen las áreas en las que son más fuertes para que las puedan trabajar en la línea de la sustentabilidad”, explicó. 

Desafíos técnicos y cambios adaptativos

Como parte de las acciones técnicas, la U. Andrés Bello se compromete a generar campañas de reciclaje, planes de separación de residuos, planes de eficiencia energética, entre otras acciones verdes. Próximamente la UNAB contará con contenedores de reciclaje en los principales campus de Santiago, Viña del Mar y Concepción.

“La U. Andrés Bello y en general todas las universidades, enfrentan desafíos técnicos como el reciclaje o la construcción de edificios verdes. Más allá de esto está el cambio adaptativo en pro de un desarrollo sustentable que hará que se forjen nuevos profesionales bajo este nuevo sello, que apuntan a un cambio de sociedad”, advierte Alex Godoy otro de los delegados que representará a la UNAB en la Comisión “Marco Campus Sustentable”.

La Universidad Andrés Bello actualmente tiene un compromiso con la sustentabilidad. Para esto cuenta con una Facultad de Ecología y Recursos Naturales con carreras como Ingeniería ambiental, Ecoturismo e Ingeniera en Acuicultura, más el Centro de Investigaciones Marinas Quintay (Cimarq).

A esto se suma, especializaciones en arquitectura sustentable, eficiencia energética y proyectos de investigación vinculados al nivel de impacto de la contaminación, justicia ambiental y otras temáticas relacionadas con la sustentabilidad. Estudios de opinión sobre medioambiente y un sitio web diseñado especialmente para dar a conocer las principales tendencia en medioambiente, son algunas de las iniciativas que se enmarcan dentro del Protoco Campus Sustentable.

La apuesta de la U. Andrés Bello es crear campus con edificios verdes que cuenten, por ejemplo, con diseños Leed (Eficiencia Energética y Diseño sostenible) y para ello tiene contemplado incorporar paulatinamente elementos sustentables a los edificios antiguos, a las remodelaciones y a las nuevas construcciones.

El campus Concepción cuenta, actualmente, con paneles fotovoltaicos y turbinas eólicas y sistemas de ventilación natural para disminuir el uso de energía en sus edificios. El Campus Bellavista, en tanto, fue construido con muros cortina o doble fachada que permiten un ahorro de hasta un 30% del consumo energético de un edificio.

Jimena Araya O.
jimenaaraya@unab.cl

 

Noticias relacionadas

Share This