Cimarq
Escrito por

Científicos del Centro de Investigaciones Marinas Quintay (CIMARQ) de la U. Andrés Bello usaron la misma tecnología desarrollada para la reproducción del congrio colorado y lograron criarlo con éxito en estanques, transformándolo en una alternativa para el repoblamiento marino.

Como “Sonia” fue bautizado el primer ejemplar de congrio negro (Genypterus maculatus) nacido fuera de su hábitat natural, específicamente en los estanques del Centro de Investigaciones Marinas Quintay de la U. Andrés Bello.

Es la primera vez que se logra obtener crías de este pez a partir de reproductores en cautiverio. “Al igual que el caso del congrio colorado, las poblaciones de congrio negro se han reducido drásticamente debido a la sobrepesca”, explica Juan Manuel Estrada, biólogo marino y director del proyecto.

El congrio negro se caracteriza por su hermosa piel con manchas que le dan su nombre científico “maculatus”. Esta especie también destaca por tener menor tamaño y consistencia que el congrio colorado, además de ser muy sabroso debido a que contiene mayor cantidad de aminoácidos libres.

Estas características, unidas al bajo precio al cual se comercializa, lo ubican como un buen sustituto comercial de otras especies como congrio colorado, el cual tiene una demanda insatisfecha de alrededor de 2 mil toneladas. “Pero este pez es ideal para el repoblamiento en el mar y no en cautiverio”, explica Estrada.

Camino al congrio dorado

Para lograr el nacimiento de Sonia, los investigadores de CIMARQ usaron con éxito la misma tecnología ya desarrollada y probada en escala piloto la reproducción en cautiverio del congrio colorado. Según Juan Manuel Estrada, esto indica que la tecnología también sería extrapolable para su aplicación en el congrio dorado, (Genypterus blacodes) un pescado altamente valorado en el mercado internacional, especialmente por países como Portugal, España y Brasil, sus principales consumidores.

Debido a la sobreexplotación de este recurso marino, Chile ha perdido presencia internacional en esta pesquería, aportando sólo 3.690 toneladas de las más de 30 mil que se extraen cada año a nivel mundial. Así, Chile es superado largamente por otros países como Nueva Zelandia y Argentina.

A diferencia del congrio colorado y el congrio negro que son peces bentónicos (que viven exclusivamente en el fondo marino), el congrio dorado es una especie bentodemersal, es decir, se desplaza tanto en el fondo marino como en aguas profundas. Esto lo hace un candidato más apto para su cultivo en jaulas.

Alexis de Ponson M.

adeponson@unab.cl

Noticias relacionadas

Share This