Facultad de Ciencias de la Vida

Revisa las recomendaciones que entrega María José Ubilla, Secretaria Académica de Medicina Veterinaria UNAB y especialista en Etología clínica veterinaria, para cuidar a nuestras mascotas durante las fiestas de fin de año.

Escrito por

Si bien los tradicionales fuegos artificiales son una de las grandes atracciones que las personas esperan para la celebración de Año Nuevo, son a la vez motivo de estrés y angustia para nuestras mascotas. Es por esto que es sumamente importante que sus dueños propicien las condiciones ambientales óptimas para evitar efectos colaterales que interfieran en la salud e integridad de los animales.

En este sentido, la Dra. María José Ubilla, Secretaria Académica de Medicina Veterinaria UNAB y especialista en Etología clínica veterinaria, propone una serie de consejos:

“En primer lugar, es importante que el dueño observe el comportamiento de su mascota para determinar si padece alguna fobia. Si ve que se comporta de forma extraña ante ruidos fuertes o gran movimiento de personas, será necesario seguir ciertas recomendaciones para abordar la celebración de Año Nuevo”, explica.

De la misma forma, la Dra. Ubilla señala que ante la inminente exposición a una fobia, es recomendable consultar con un médico veterinario etólogo clínico, quien guíe el tratamiento adecuado para la superación de la fobia. “Existen varias alternativas de terapias para la superación de fobias, las cuales deben evaluarse y aplicarse con meses de anticipación a la exposición a la fuente del estrés”.

No obstante, si no hay tiempo para llevar adelante un tratamiento, la académica UNAB propone preparar un ambiente propicio para el animal, en el que el nivel de estrés sea menor y evite riesgo de escapes y peligros asociados.

“Esta habitación debe tener ciertas características, tales como que debe ser la más apartada, con el fin de que el ruido se minimice. Además se debe disponer de algún elemento donde el animal pueda buscar refugio, tales como su misma casa, una caja o cojines y mantas”.

Además, la especialista recomienda que el animal se desgaste físicamente a través de paseos y juegos previo al despliegue pirotécnico, y no castigar a los animales por comportamientos poco regulares durante estos momento de estrés: “Si el perro ladra o se muestra inquieto es porque está manifestando un alto nivel de ansiedad y requiere de contención, por lo que lo importante es intentar darle las herramientas para que se calme, pero sin castigarlo”.

Cuidado con los tranquilizantes

Según indica la especialista, en estos eventos es útil utilizar feromona sintética de apaciguamiento canina, pero llama a evitar la sedación y el uso de tranquilizantes de animales, ya que para estos procedimientos se requiere de la supervisión de un profesional.

“Los tranquilizantes para mascotas comúnmente comercializados producen un efecto de letargo en los pacientes, pero no les hace perder la conciencia. Esto significa que, al estar expuesto al agente estresante, el animal presentará angustia, pero no podrá expresarla”.

En este sentido, la académica de la UNAB agrega que el control de un profesional es imprescindible. “Si un animal no es controlado y es sometido a anestésicos y tranquilizantes, no se sabe qué posibles efectos colaterales se puedan lamentar. La mascota puede sufrir aumento en la frecuencia cardíaca, entre otras condiciones que podrían incluso terminar en la muerte”, concluye.

Noticias relacionadas

Share This