DESTACADO PORTADA

El Secretario Académico de Administración en Ecoturismo UNAB, Sebastián Vargas, es uno de los instructores de buceo más destacados del país. Desde la docencia en la Facultad de Ciencias de la Vida, trabaja para aprovechar el potencial de esta actividad en pro del desarrollo sustentable del borde costero, la investigación para la conservación, entre otros.

Escrito por

Hace 11 años Sebastián Vargas llegó a la UNAB para unirse al cuerpo académico de Administración en Ecoturismo y aportar con su nutrida formación: Técnico del Turismo, Ingeniero en Administración de Empresas, MBA en Dirección de Empresas y, por si fuera poco, instructor profesional de buceo.

Actualmente imparte clases de buceo para los estudiantes de Biología Marina y Ecoturismo, y también en esta última las asignaturas de Administración de Empresas y Plan de Negocios. Desde 2017 se desempeña además como Secretario Académico de Administración en Ecoturismo, logrando así trabajar en las tres áreas que lo apasionan: el buceo, la docencia y la administración.

Este año su carrera en el buceo fue marcada por la obtención de la certificación de Instructor Trainer, que le permite formar instructores por parte de Scuba Schools International (SSI), una de las organizaciones más grandes del mundo y con presencia en los principales destinos donde se practica esta actividad. Así, el académico UNAB es una de las tres personas en Chile que cuenta con esta certificación. Esto se suma al reconocimiento como “Platinum 1000 Instructor” de la SSI, alcanzado tras doce años de trayectoria como instructor en los que ha formado cientos de buzos en distintos niveles y más de 2.900 buceos tanto en Chile como en el extranjero.

“He buceado a lo largo de todo Chile y también en varias ocasiones en los principales destinos de Sudamérica como las Islas Galápagos en Ecuador; Recife, conocida como la capital de los naufragios en Brasil; San Andrés y Providencia en el caribe colombiano, y en Archipiélago Fernando de Noroña en el noreste brasileño, para muchos el mejor destino de buceo en Sudamérica”, detalla Vargas.

No solamente una actividad recreativa

“Soy un convencido de que esta actividad tiene mucho que aportar al desarrollo sustentable de las comunidades del borde costero y generar importantes instancias de conservación de los ecosistemas marinos costeros de Chile”, dice el académico. Así, considera que la instrucción y la práctica del buceo no se limita a la entrega de licencias, sino que es una oportunidad para aportar a la sociedad contribuyendo a la mejora del borde costero y la investigación científica.

Nota relacionada: UNAB desarrolla proyecto de limpieza de playa y estudio del plástico en Quintay

En este sentido, señala que las universidades e institutos que imparten buceo en sus mallas curriculares tienen un papel relevante, y destaca el valor agregado que entrega la UNAB al ser pionera en otorgar una certificación formal a los alumnos.

“Siempre hemos estado abriendo nuevos espacios e innovando, y la Universidad está jugando un rol importante en cuanto al aporte que puede hacer el buceo al mercado nacional. Sobre todo considerando que Chile es el 5to país con más borde costero del mundo (85 mil km totales), con acceso en menos de una hora para la mayoría de la población. Tenemos una ventaja importante que hoy el turismo debe aprovechar”, afirma.

Diplomado 2020: “Interpretación ambiental de los ecosistemas marinos costeros del centro de Chile”

La dedicación de Sebastián Vargas a la instrucción y la docencia emana de su vocación por desarrollar habilidades en las personas y entregarles herramientas que aporten en su desarrollo personal y profesional.

Como académico de Ecoturismo ha sido profesor guía de tesis y proyectos de títulos de trabajos relacionados a los deportes náuticos o el borde costero en general. “Actualmente estoy guiando dos proyectos de títulos relacionados al aporte de los naufragios y el buceo en estos a las economías locales, y uno que tiene relación con la pesca artesanal y el buceo deportivo como diversificación económica para comunidades costeras”, precisa.

Asimismo, ve sus logros en la industria del buceo como una oportunidad para la Facultad de Ciencias de la Vida para desarrollar esta actividad, no solamente desde la rama de buceo estudiantil, sino también de manera más formal con cursos para público externo. Es así que gestionó la realización de un diplomado que se impartirá el 2020: “Interpretación ambiental de los ecosistemas marinos costeros del centro de Chile”, el cual busca entregar herramientas a los profesionales ligados a esta industria para dar valor a los ecosistemas costeros de nuestro país.

Noticias relacionadas

Share This