Facultad de Ciencias de la Vida

Claudio Soto Azat, director del Centro de Investigación para la Sustentabilidad (CIS) UNAB, fue parte de una misión internacional de rescate que evacuó las últimas ranas del Loa de un hábitat peligrosamente seco a las afueras de Calama. Las 14 ranas fueron llevadas al Zoológico Nacional para recuperarse y eventualmente reproducirlas.

Escrito por

En una ágil misión de rescate sin precedentes, un equipo de conservacionistas junto a funcionarios de Gobierno evacuaron a las que podrían ser las últimas 14 ranas del Loa del mundo, una especie considerada en peligro crítico por la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN. El único hábitat natural de estas ranas es un arroyo en las afueras de Calama, pero debido a que se encontraba prácticamente seco, los anfibios vivían resistiendo apenas la desnutrición.

El Dr. Claudio Soto Azat, director del Centro de Investigación para la Sustentabilidad (CIS) UNAB y copresidente en Chile del Grupo de Especialistas en Anfibios de la SSC UICN, fue parte de este rescate. Posteriormente, los animales fueron reubicados en el Zoológico Nacional, donde especialistas están trabajando para recuperar la salud de las ranas para eventualmente criarlas y reproducirlas.

“Sin el zoológico no habríamos llegado tan lejos. La situación era tan crítica, el hábitat principal estaba tan seco, que el rescate era la única opción. Si el zoológico no hubiera tenido la capacidad de hacerlo, la historia en este momento sería muy diferente“, señala el investigador UNAB.

Diversas organizaciones internacionales de vida silvestre, incluyendo Amphibian Ark, el Grupo de Especialistas en Anfibios de la SSC UICN, Amphibian Survival Alliance y Global Wildlife Conservation, han realizado un llamado al gobierno de Chile para continuar esta labor de rescate protegiendo y restaurando el hogar natural de las ranas.

Un aliado influyente

Recientemente, las ranas del Loa consiguieron un nuevo aliado. A través de sus redes sociales, el actor Leonardo Dicaprio difundió una infografía que es parte de la campaña internacional para salvar a estos anfibios.

Existen al menos 63 especies conocidas de ranas de agua desde Ecuador hasta Chile, y gran parte de ellas -como la rana del Loa- son microendémicas, es decir, que viven en un solo lugar de pequeñas dimensiones. Las ranas acuáticas son especialmente sensibles a cualquier cambio en su entorno, y a menudo deben enfrentar amenazas como la destrucción de su hábitat, contaminación y enfermedades. Cerca de 10 especies de ranas acuáticas viven en Chile, y muchas de ellas probablemente enfrentan los mismos riesgos que la rana del Loa.

A la izquierda se observa una rana del Loa saludable (2015), en comparación con las ranas del Loa rescatadas, visiblemente afectadas por la pérdida de su hábitat.

Noticias relacionadas

Share This