Centro de Investigación para la Sustentabilidad

Un estudio internacional, publicado hoy en la revista Science, reveló que una enfermedad micótica ha provocado dramáticas declinaciones en la población de al menos 501 especies de anfibios, incluyendo 90 extinciones, en los últimos 50 años, siendo Sudamérica la región más afectada. El estudio contó con la participación del Centro de Investigación para la Sustentabilidad de la Universidad Andrés Bello.

Escrito por

Una letal enfermedad, que ataca y destruye la piel de los anfibios, es responsable de la desaparición de una importante cantidad de especies alrededor del mundo. La enfermedad, llamada quitridiomicosis, es causada por el hongo Batrachochytrium dendrobatidis (Bd) y está presente en más de 60 países; las partes más afectadas del mundo son Sur y Centro América y Australia. De acuerdo a una reciente investigación internacional, liderada por la Universidad Nacional de Australia (ANU), y que cuenta con la participación de la Universidad Andrés Bello, la quitridiomicosis sería causante de la mayor pérdida de biodiversidad asociada a una enfermedad en la historia del planeta.

La cantidad sin precedentes de declinaciones coloca al hongo quítrido (Bd) entre las especies invasoras más dañinas del mundo. El investigador principal del estudio, Dr. Ben Scheele, afirmó que las enfermedades altamente virulentas que afectan a la fauna silvestre, como la quitridiomicosis, han estado contribuyendo a la sexta extinción masiva de la Tierra.

Según los autores de esta investigación, la globalización y el comercio de especies silvestres son las principales causas de la pandemia, ya que permiten que continúe su propagación. Los especialistas hacen énfasis en la urgencia de una mejor regulación de la bioseguridad en las fronteras y mayor control del comercio de vida silvestre para prevenir más extinciones y detener futuras pandemias.

El equipo de investigadores identificó que muchas especies impactadas por la quitridiomicosis aún corren un alto riesgo de extinción en los próximos 10 a 20 años, sin embargo, saber qué especies están en riesgo puede ayudar a dirigir la investigación futura para desarrollar acciones de conservación.

Dr. Claudio Soto-Azat, director del CIS-UNAB, el único chileno que participó en la investigación

Con más de un tercio de las 8.000 especies de anfibios, Sudamérica es la región del mundo con mayor diversidad de este tipo de vertebrados, y a la vez la región que más ha sufrido los efectos de esta enfermedad emergente. El Dr. Claudio Soto-Azat, Director del Centro de Investigación para la Sustentabilidad de la U. Andrés Bello y co-autor del estudio, indica que “el caso de la pandemia de quitridiomicosis nos alerta sobre los efectos indirectos de la sobrepoblación humana, la globalización del transporte y el comercio internacional de especies como mecanismos que dispersan patógenos con consecuencias catastróficas para la biodiversidad”.

Sobre las extinciones documentadas a causa de la quitridiomicosis, el investigador nacional afirma que algunas de las especies más afectadas por esta pandemia se encuentran en nuestra región. “Los dos casos más notorios son las extinciones de las ranas dardo del género Atelopus, originarias del norte de Sudamérica y Centroamérica, y las ranitas de Darwin del género Rhinoderma, endémicas de los bosques templados de Chile y Argentina”, agregó.

El estudio contó con la colaboración de 41 expertos en anfibios y enfermedades de la vida silvestre de todo el mundo, lo que permitió obtener información de primera fuente sobre lo que ha estado sucediendo en terreno en los distintos países.

Noticias relacionadas

Share This