Arquitectura, Arte y Diseño
Escrito por

Viviendas rurales arrasadas por el megasismo de febrero, podrían ser reconstruidas con fardos de paja, un novedoso material trabajado en el laboratorio de energía e iluminación de la Facultad de Arquitectura, Arte y Diseño de la Universidad Andrés Bello.

Agua, paja y tierra. Tres materiales provenientes de la naturaleza que al unirlos forman una mezcla denominada adobe, material resistente a las altas temperaturas, lluvias y fríos. El abobe fue el principal material de construcción en la época colonial, por lo que las estructuras más antiguas son en su mayoría fueron construida con ese elemento.

En la actualidad existen cerca de  2 mil millones de personas en el mundo que han recurrido a sistemas de construcción con materiales de tierra para sus viviendas. El Departamento de Agricultura del Gobierno de Estados Unidos ha estimado que más de 350 mil estructuras para vivienda y comercio, han sido construidas a base de adobe tradicional, tierra apisonada y bloques de tierra compactada.

En Chile, este material es característico de la zona norte y centro sur del país, pero el terremoto 8.8 grados dejó la mayoría de estas construcciones en el suelo. Para poder  reconstruir las viviendas, conservando las características patrimoniales y sustentables del abobe, es que los investigadores de la Facultad de Arquitectura, Arte y Diseño de la Universidad Andrés Bello, Chris Whitman y Daniela Fernández, recurrieron a los fardos de paja.

Sigue leyendo esta noticia en la Vitrina Ambiental de la UNAB http://ambiental.unab.cl/2010/12/material-sustentable-se-transforma-en-alternativa-de-reconstruccion-post-terremoto/

Noticias relacionadas

Share This