Niklas Bornhauser tradujo “La imagen diáfana”, de Emmanuel Alloa
Educación y Ciencias Sociales

El académico de psicología y director del Doctorado en Psicoanálisis fue pilar para mantener la discusión crítica sobre las imágenes del alemán al español.

Escrito por

Con el lanzamiento en español del libro “La imagen diáfana”, fenomenología de los medios visuales, se cerró una etapa del trabajo realizado por el académico de Psicología, destacado investigador y director del Doctorado en Psicoanálisis de UNAB Niklas Bornhauser, quien tomó el texto original del profesor titular de Estética y Filosofía del Arte en la Universidad de Friburgo, Emmanuel Alloa, en el marco de un proyecto de investigación.

En una mesa redonda, organizada por la editorial Metales Pesados, Bornhauser y el autor de la versión original profundizaron en el tema principal del libro; la discusión crítica sobre las imágenes, una conversación enriquecida gracias a la mirada colectiva que se generó en la instancia a la hora de analizar la importancia de leer y releer “La imagen diáfana”.

Bornhauser eligió el prefacio del texto para resaltar la importancia del texto; “El presente libro se entiende como una fenomenología de nuestro trato con los medios visuales y como rehabilitación de las imágenes como agentes irremplazables de nuestra interacción en y con el mundo”, fue parte de lo que señaló el psicólogo.

“Una de las grandes genialidades de este libro es que invita a la revisión de cómo dar cuenta, a través de un pensamiento lingüístico, de eso que las imágenes permiten pensar”, agregó Bornhauser sobre el texto de Emmanuel Alloa, que cuenta ediciones en distintos idiomas, ahora en español gracias al trabajo del académico UNAB.

Para Alloa las imágenes nos hacen cambiar de lugar, de certezas, nos pone en duda, y en este sentido con formas del sentido filosófico. “En este movimiento de ida y vuelta, entre textos que fundan nuestra tradición y asuntos más contemporáneos, creo que hay una necesidad y por eso me parece importante decir que al entender que nuestra mirada está informada por conceptos estamos reconociendo, estamos orientando nuestra manera de ver por conceptos que han organizado nuestra manera de pensar por siglos. No enfrentarnos a estos órdenes del conocimiento sería completamente ingenuo porque seguimos repitiendo estas mismas dicotomías metafísicas hasta cuando hablamos de las cosas más contemporáneas. No es porque cambiamos de objeto, no es porque hablamos de imágenes muy nuevas, o nuevos soportes digitales o no digitales, imágenes muy efímeras, imágenes muy personales, tomadas por teléfonos celulares, o lo que sea, es que no estamos atrapados en estas mismas dicotomías metafísicas que nos acompañan desde hace más de dos mil años”, señaló en la presentación.

El autor agregó que “este movimiento de ida y vuelta me parece una necesidad si queremos pensar de manera libre y hacer exactamente ese tipo de operación con las imágenes y a través de las imágenes. Tomar en serio las imágenes por un lado nos envían al orden metafísico y epistemológico occidental que queramos o no nos acompaña, y por otro lado tienen en sí una capacidad de deshacer las formas del logocentrismo que reduce las formas en el sentido proposicional. Empezar por ahí, empezar por la conexión que hay entre el sentido como significación y el sentido como sentido de la percepción, del sentido corporal afectivo estético, me parece que es algo imprescindible cuando nos enfrentamos a las imágenes”.

Relevancia del texto

La descripción de “La imagen diáfana” indica que en el texto se ha profundizado en el tema principal: “las imágenes que siempre han provocado reacciones ambivalentes. Sean miradas fascinadas o repulsión iconoclasta, las imágenes sin embargo raramente fueron vistas como verdaderas fuentes de conocimiento. Hoy en día, parece que la crítica tradicional del espectáculo ha dado paso a una aceptación incondicional de lo visual. Sin embargo, no es en absoluto obvio que nuestras interacciones cotidianas con las imágenes también implican que entendemos cómo funcionan”.

La descripción agrega que: “La imagen diáfana recorre la historia de la actitud occidental hacia las imágenes, y de la provocación que aquellas representan para el intelecto. Al mostrar cómo en la premodernidad, la cuestión de las imágenes estaba indisociablemente ligada a la dimensión de las apariencias y sus medios, el libro ofrece una novedosa genealogía de la fenomenología y del concepto de medio. Las imágenes no son ventanas transparentes al mundo ni son medios ocultos que realizan sus actividades a nuestra espalda. En su propia superficie, en su despliegue material, reactivan constantemente el poder de aparecer, dando visibilidad a algo que no podría aparecer de otra manera”.

Emmanuel Alloa es profesor titular de Estética y Filosofía del Arte en la Universidad de Friburgo desde 2019. Estudió filosofía, historia e historia del arte en Friburgo (D), Padua, Berlín y París. En 2009 se doctoró en filosofía con una tesis binacional en la Universidad de París I-Panthéon y la Universidad Libre de Berlín.

Además fue profesor en el Département d’arts plastiques de París 8, así como en el Collège international de Philosophie, fue postdoc en el NCCR Image Criticism eikones (Basilea) y profesor asistente de filosofía en la Universidad de St. Varias cátedras y becas invitadas le han llevado a diversas instituciones internacionales como la Academia Italiana de Estudios Avanzados de la Universidad de Columbia (Nueva York), la Universidad San Nicolás de Hidalgo (México), la UFMG de Belo Horizonte (Brasil), el IKKM de la Universidad Bauhaus de Weimar, la Universidad de Viena y la Universidad de Berkeley. Su trabajo ha recibido varios premios, entre ellos el Premio Latsis 2016 y el Premio Aby Warburg de Ciencia 2019.

 

Noticias relacionadas

Share This