A cinco meses de la PSU la recomendación de los expertos es compromiso y constancia en los estudios

Escrito por mjorda

21 julio, 2010

La fecha clave se acerca, quedan sólo meses para que los estudiantes puedan comprobar que tan preparados están para lograr el puntaje que necesitan para ingresar a la carrera soñada. Estudiar de manera metódica y confiar en las capacidades son algunos de los consejos.

No hay plazo que no se cumpla. El reloj corre y quedan cinco meses para rendir la PSU. ¿Cómo aprovechar ese tiempo? Josefina Guerra, coordinadora académica de PREUNAB, de la U. Andrés Bello, indica que la posibilidad de obtener buenos resultados en un período tan breve depende de las competencias, de cuánto sabe el alumno previamente, de su motivación, sus hábitos de estudio y la disponibilidad de tiempo exclusivo para estudiar.

Considerar un preuniversitario anual es ideal. Este permite prepararse en forma sistemática por un período más prolongado y por lo tanto, tener más tiempo para la asimilación de conocimientos y desarrollo de habilidades requeridos para enfrentar la PSU. Sin embargo, dice Guerra, “también se pueden obtener buenos resultados en menos tiempo. Se deben tomar en cuanta las diferencias individuales y saber cómo se aprende mejor”.

Para muchos, por lo tanto, comenzar un intenso estudio a sólo meses de la PSU puede ser provechoso. Pero hay que tener presente que existen distintos estilos de aprendizaje: “Muchas personas responden mejor a los estímulos visuales, algunas prefieren escuchar y otras hacer cosas concretas. Sea cual sea la forma en que se aprende, en todos los casos, se debe considerar la ejercitación como aspecto esencial del aprendizaje”, aclara la experta.

Planificación y voluntad

Pero tal vez lo más importante, explica Josefina Guerra de Preunab, es distribuir adecuadamente el tiempo, un aspecto particularmente importante para los estudiantes de cuarto medio que van a rendir la PSU. “Por lo mismo, la clave la planificación, la voluntad y determinación para cumplirla”, sostiene.

Esto implica que los jóvenes se comprometan con las metas que se han fijado y por lo tanto, con su propio aprendizaje. Que sean capaces de elaborar su agenda de actividades semanales y autoevaluar su cumplimiento. La académica aconseja estudiar en un lugar que permita concentrarse, confeccionar un horario de estudio para organizar el día y fijarse plazos para estudiar las distintas materias.

“Para combinar el estudio con la ejercitación es útil trabajar con preguntas PSU que contengan el desarrollo o explicación de la respuesta”, dice Josefina Guerra. Para ello, es recomendable trabajar cada ejercicio hasta que lo comprendan totalmente y en ese proceso aclarar dudas. “El solo responder preguntas sin haber asimilado los contenidos o al menos, analizar cada pregunta para comprender el porqué de los errores cometidos, no se traduce en un mejoramiento significativo del puntaje”, advierte la especialista UNAB.

Ejercicios resueltos

La preparación debe estar enfocada según los contenidos de cada prueba PSU. Así por ejemplo, para la prueba de Matemáticas el eje central de la preparación es la ejercitación, resolver problemas, estudiar ejercicios resueltos y luego desarrollarlos. En el caso de la prueba de Lenguaje y Comunicación, es bueno trabajar al menos una compresión de lectura cada día, eso activa las competencias lectoras, aumenta la capacidad de concentración y mejora el desempeño.

En la prueba de Historia y Ciencias Sociales, en tanto, se pueden elaborar cuadros sinópticos, líneas de tiempo, estudiar siempre con un mapa y ejercitar la interpretación de información gráfica. Y, finalmente, en la prueba de Ciencias, se pueden elaborar esquemas y mapas conceptuales y ejercitarse en forma constante las materias.

Recuerda enviar tus comentarios y dudas a abmedios@unab.cl y síguenos en twitter en @noticiasunab.

 Paulina Sepúlveda

paulinasepulveda@unab.cl