Algas marinas son utilizadas como materia prima de vasos comestibles y bebidas isotónicas

Escrito por mjorda

27 junio, 2013

Novedosos productos hechos con plantas acuáticas podrían revolucionar el mercado nacional, innovando y diversificando el uso de estas especies en Chile.

Para muchos las algas marinas es sinónimo de una sola cosa: un humeante plato de cochayuyo con papas, choclo y ají. Pero en Chile tenemos una gran población de plantas oceánicas que inundan los mares y playas desde Arica a Cabo de Hornos. Algunas de éstas han sido consideradas, inluso, plagas, debido a que  han invadido ecosistemas imposibilitando el  desarrollo de ciertas especies marinas.

Un grupo de alumnos de 5to año de la carrera de Ingeniería en Acuicultura  de la Universidad Andrés Bello, creó nuevos usos para las las algas, más allá de ya conocidos. Uno de ellos es un vaso comestible, que es usado como recipiente de líquido y que una vez usado, el usuario simplemente se lo come. Hay de sabores a piña, naranja, frutilla y papaya.

Los vasos son fabricados con un compuesto proveniente de un alga roja denominada “agar”, cuya principal propiedad es que es gelificante cuentan Cristián Espinoza y Constanza Valenzuela, creadores de esta innovación.

El mayor competidor que tiene este producto, son los vasos de plástico y de papel. “Estos se demoran cuatro meses en  biodegradar, en cambio los vasos  comestibles hechos con algas se  demoran una o dos semanas si es que el usuario no quiere comérselos”, cuentan los gestores del proyecto.  Su utilidad es para líquidos fríos y calientes. “No se deshace con el calor, ya que el lagar se vuelve líquido sobre los 80 ó 90 grados Celsius”, agrega Espinoza.  A futuro estos jóvenes piensan hacer platos comestibles para diversificar los productos y abarcar un mercado aún mayor.

Bebida Isotónica

En Chile el running se ha  transformado en un deporte de masas. Sólo un par de zapatillas bastan.  Existen  productos en el mercado, creados exclusivamente para el nuevo atleta del cemento. Con ellos, las bebidas isotónicas han tenido su pick de ventas.  Una de las características de estas bebidas es la cantidad de sodio que contienen. Por esta razón, estudiantes de la U. Andrés Bello decidieron crear una bebida isotónica  hecha exclusivamente con algas marinas. Se llama “seadrink” y está compuesta  en base a un alga rodófita (Pyropia columbina).

“La  idea  surgió porque nos dimos cuenta que las bebidas isotónicas que otorga el mercado son  muy artificiales”, cuenta Nicole Morales, creadora del brebaje. La futura ingeniera en acuicultura cuenta que  una de las principales propiedades que tiene  Seadrink es el aminoácido taurina, esencial para el organismo humano porque favorece la recuperación muscular ante un ejercicio intenso. Otra de las características  es la fibra algal que elimina el estreñimiento. Contiene además,  vitaminas A, C, B1 y E. Es un producto bajo en sodio y alto en potasio, lo que evita calambres. Para fabricar la bebida, se separan los nutrientes del alga, luego se diluyen en agua purificada y le agregan sabor a frutos naturales.

Gel After Shave

Para aplacar el dolor de la afeitada, muchos hombres utilizan aftershaves que refrescan, pero el que contiene 100% algas, además, permite cicatrizar. Christopher Campos, uno de los desarrolladores de este producto, cuenta que el aftershave fue fabricado con polifenoles y extracto  de cochayuyo. Los  componentes fueron extraídos en laboratorios  mediante  extracciones por etanol y  metodologías similares. “Un aftershave  común  tiene espesantes químicos, en cambio nuestro producto utiliza alginato (algas pardas) que cumple la misma función”, explica Daniel Puldón.

El propilenglicol y la trietanolamina son  químicos, agrega,  que se utilizan para  balancear el ph y para volver el producto hidratante y humectante. El after shave de algas marinas contiene, en cambio carragenina que le da esa propiedad.

De acuerdo a Ana María Mora, académica de la carrera de Ingeniería en Acuicultura de la U. Andrés Bello, los alumnos  tuvieron como desafío generar un producto que le de un valor agregado a las algas. “Normalmente se utilizan las moléculas complejas llamas ficoloides que sirven para emulsiones, como espesores o para conservar alimentos. La mayoría de los alimentos dietéticos, por ejemplo, llevan algas. Los estudiantes, en cambio, buscas alternativas como vasos comestibles, after shave y bebidas isotónicas”.

Con la  misma metodología se crearon pinturas de cara para niños, que utilizan las algas marinas como pigmentos y un polvo antipulgas y garrapatas. Este último fue fabricado en base a la diatomea  que es una especie de plaga en Chile. Es 100% natural, no tiene ningún químico, sino que la acción del dydimo es la que hace que muera la plaga. Bruno López y Marcial Sobrazo obtuvieron las diatomeas, las  llevaron a laboratorio y por medio de  secado al horno, la deshidrataron hasta sacar todo el porcentaje de humedad y  obtener el producto neto, seco. La trataron,  para mitigar el olor, se molieron con mortero y la envasaron.

Por Valentina del Campo
vdelcampo@unab.cl