Ciencia, teología y diferentes etapas del ser humano fueron analizadas en seminario “2012: ¿El Fin del Mundo?”

Escrito por mjorda

17 diciembre, 2012

Posibilidades de cambio y planteamientos respecto del hombre y su desarrollo a través de la historia, fueron parte del encuentro que contó con una masiva convocatoria.

Un público participativo y abierto a conocer las diferentes posturas respecto al futuro del hombre, marcaron la realización del seminario “2012: ¿Fin del Mundo?”.

Organizado por la carrera de Licenciatura en Historia, el encuentro contó con más de 120 asistentes, quienes escucharon atentamente las posturas de los expositores respecto al futuro de la humanidad, desde el punto de vista de las creencias y las concepciones valóricas actuales.

En una primera parte, el seminario se basó en las ponencias de Patricio Zamora, Doctor en Historia de la Universidad Andrés Bello, quien aclaró que el fin del mundo es una idea primitiva que se repite cada cierto tiempo, precisando que Chile ha recogido la idea occidental y cristiana del milenarista Apocalipsis.

El fin del hombre

Posteriormente, Juan Escobar, Doctor en Teología de la PUCV se basó en La Biblia para abordar el tema, aclarando que nadie puede saber cuándo ni cómo se acabará el mundo. El último panelista, Andrés Gomberoff, Vicerrector de Investigación de la Universidad Andrés Bello y Doctor en Física, presentó una visión un tanto rupturista, al precisar que antes del fin del mundo es probable que desaparezca el hombre.

El doctor en física explicó que los pocos años de existencia del ser humano respecto de la vida del planeta, no es casualidad y que lo anterior podría darse por virus, bacterias o el tan temido calentamiento global. Para culminar la jornada el destacado filósofo, musicólogo y docente, Gastón Soublette, realizó una charla denominada: “No es que el mundo se vaya acabar, sino que ya se acabó”, aludiendo al fin de las culturas tradicionales basado en la desaparición de las civilizaciones que motivaron dichas culturas.

“Nuestra cultura fue cristiana hasta la Revolución Francesa, hoy nos enfrentamos a una civilización financiera, tecnológica y militar, es decir anticristiana, ya que se concentra en el poder, en el crecimiento material ilimitado. En esto es que me basó para decir que el mundo ya se ha acabó, ya que el espíritu que fundó nuestro mundo, ya no existe”, sostuvo Soublette.

A juicio del investigador, hoy estamos insertos en un mecanismo peligroso que provoca cambios climáticos que son irreversibles, degradando progresivamente la biosfera hasta lograr un nuevo ajuste. “Este es el vaticinio de las ciencias avanzadas. Al perder los fundamentos espirituales se crea un hombre que sólo cree en el progreso material y es manipulado por los poderosos en fin de su propio beneficio”, dijo Soublette. El experto agregó, que se ha perdido la concepción de pueblo que lleva implícita la virtud y sabiduría, hoy solo se es una masa donde solo importa sobrevivir materialmente. Esto ofrece el mundo de hoy.

Al finalizar y para dar una visión esperanzadora, el académico precisó que “toda sabiduría es bipolar que integra un agente creativo y fuerte con un agente que es receptivo y cálido. En este punto se da el mecanismo del acontecer mundial y gracias a esta naturaleza dual aparece una toma de conciencia frente a la inconsciencia”.

Valeria Aspillaga
valeria.aspillaga@unab.cl