A un año de la hazaña, UNAB saluda a los Campeones de la Copa Universia Internacional de Fútbol

Escrito por mjorda

2 junio, 2011

Hace un año, UNAB se inscribió en la historia como la primera universidad chilena en consagrarse campeona de la competencia que reúne a las mejores selecciones de Iberoamerica.

Este 30 de mayo se cumplió el primer aniversario de una gesta histórica: un grupo de sólo15 jóvenes deportistas universitarios que conformaron la selección de fútbol de Universidad Andrés Bello alcanzaron la gloria al consagrarse campeones de la segunda edición de la Copa Universia Internacional, que se disputó en Guadalajara, México.

La tarea no fue fácil, pues en el torneo participaron representantes de España, Portugal, Brasil, Argentina, Uruguay, Perú, Colombia, Venezuela, México y Puerto Rico.

Pero gracias a una a encomiable entrega y al elevadísimo desempeño a nivel individual y colectivo, Universidad Andrés Bello comenzó a dejar rivales en el camino.

Así llegó a la gran final, instancia en la que derrotó categóricamente a la U. de Almería por 4-1. De esta forma, los dirigidos por Sergio Valdés se inscribieron en la historia como el equipo chileno con mejor rendimiento en la competencia y el primero en levantar la copa.

 

La actuación del representante chileno en la torneo fue sencillamente notable. La UNAB terminó invicta, fue el cuadro más goleador de la competencia, con 14 tantos, tuvo la valla menos batida, con sólo dos goles en contra, Miguel Serey fue el máximo artillero con 5 goles y Cristian Olivares fue elegido como el mejor jugador del campeonato.


Protagonistas de una hazaña

Además de goleador, Miguel Serey fue el capitán de la selección de la UNAB en esta competencia. El egresado de Ingeniería Civil no duda en calificar lo sucedido en México como el logro deportivo más importante del que ha sido parte.

“Esta fue una de los momentos más emotivos que he tenido en toda mi vida. No hay palabras para describir lo que se siente al ganar un título en el extranjero representando a Chile”, explicó.

 

“Un aspecto clave fue la confianza. Sabíamos que teníamos que estar muy concentrados, no temerle a ningún rival y jugar siempre de la misma forma. Logramos lo que nos planteamos, a pesar de la desventaja de tener sólo 15 jugadores contra los más de 20 que tenían las otras universidades”, enfatizó Serey.

Para César Marín, estudiante de Educación Física y ex futbolista profesional con una vasta trayectoria, lo vivido en tierras aztecas fue algo excepcional.

“Fue una experiencia inolvidable. Fue un título ganado con mucho esfuerzo, porque fuimos la delegación menos numerosa y tuvimos muchas lesiones. El aporte y sacrificio de cada uno nos permitió superar todas esas dificultades y alcanzar este histórico logro”, finalizó el volante.