U. Andrés Bello refuerza su presencia en centros de la Iniciativa Científica Milenio

Escrito por mjorda

30 octubre, 2013

El Núcleo Milenio de Ingeniería Molecular renovó su financiamiento y la casa de estudio se integra a dos nuevos centros.


La Iniciativa Científica Milenio (ICM), dependiente del Ministerio de Economía, dio a conocer los resultados del Concurso de Proyectos 2012. La U. Andrés Bello logró la renovación del Núcleo Milenio de Ingeniería Molecular para Catálisis y Biosensores, además de adjudicarse un nuevo instituto en el área de Astronomía y un nuevo núcleo de Química.

Se trata del concurso científico no financiado por Conicyt más prestigioso, el cual apunta a potenciar la investigación científica de alto nivel, con estándares similares a los de países avanzados. “Son proyectos multidisciplinarios de ciencia de excelencia, en los cuales solamente logran entrar los investigadores de máximo nivel”, destacó el Dr. Alfredo Molina, director general de Investigación.

Un reconocimiento especial hizo el Dr. Molina al Departamento de Ciencias Químicas, el cual albergará a dos de los tres centros de la ICM en que participará la U. Andrés Bello. “Estamos consolidando y reconociendo el alto nivel de productividad científica de este departamento”, resaltó.

“Es un gran orgullo tener dos núcleos de la IMC en nuestro Departamento, porque son proyectos grandes que contribuyen a la solución de problemas fundamentales en la frontera del conocimiento”, afirmó el Dr. Eduardo Chamorro, director del Departamento de Ciencias Químicas.

Una buena noticia se suma a los buenos resultados que la U. Andrés Bello obtuvo recientemente en los concursos de Iniciación en Investigación y Postdoctorado de Fondecyt.

Biosensores aplicados a salud

Financiamiento por US$ 1.000.000 para continuar su trabajo por los próximos tres años consiguió el Núcleo Milenio de Ingeniería Molecular para Catálisis y Biosensores, dirigido por el Dr. Ramiro Arratia, académico del Departamento de Ciencias Químicas.

Este centro inició sus funciones en noviembre de 2009 y su particularidad reside en que la U. Andrés Bello es su única institución albergante, con la colaboración de las universidades Católica, de Chile, de Santiago y de la Serena.

Según explicó el Dr. Arratia, en esta nueva etapa el núcleo se concentrará en el desarrollo de aplicaciones en medicina y contaminación ambiental. “Trabajaremos en biosensores de enfermedades comunes y el desarrollo de kits de detección para cáncer y diabetes”, detalló.

El núcleo, que cuenta con ocho investigadores, incorporará durante el nuevo trienio a cuatro investigadores jóvenes.

Ciencia para nuevos materiales

El segundo centro que albergará el Departamento de Ciencias Químicas es el Núcleo Milenio de Procesos Químicos y Catálisis, dirigido por el Prof. Alejandro Toro-Labbé, académico de la Pontificia Universidad Católica de Chile y en el cual también participan las universidades de Chile y de Concepción.

Por parte de la U. Andrés Bello participarán en este núcleo los doctores Pablo Jaque, Patricia Pérez y Eduardo Chamorro.

Este núcleo se concentrará en la catálisis, que es el proceso mediante el cual se aumenta la velocidad de una reacción química. “Nuestro aporte es teórico. Desarrollaremos los métodos que se pueden usar en sistemas complejos para caracterizar los mecanismos por los cuales ocurren estas transformaciones químicas”, explica el Dr. Chamorro.

El trabajo  de este núcleo podrá dar origen al desarrollo de nuevos materiales, en la medida que los investigadores puedan controlar la forma en que las partículas que los componen se van uniendo.

Observando el universo

Por un periodo de 10 años se extenderá el trabajo del nuevo Instituto Milenio de Astrofísica, sucesor del Núcleo Milenio de Estudios de Supernovas y del Núcleo Milenio para la Vía Láctea.

En la instancia participan académicos de la U. de Chile, la U. Católica, la U. de Valparaíso y la U. de Concepción, además del Dr. Giuliano Pignata, investigador del Departamento de Ciencias Físicas de la U. Andrés Bello.

El nuevo instituto se concentrará en dos objetos de estudios: la vía láctea, sobre cuyo núcleo existen aún muchas incógnitas, y las supernovas, que permiten entender la naturaleza de la energía oscura del universo, uno de los desafíos más importantes de la física contemporánea.

“El hecho de que el Núcleo pase a Instituto nos da un horizonte temporal mucho mas amplio, además de un presupuesto bastante mayor”, destaca el Dr. Pignata. El académico explica que el Instituto también tiene como objetivo desarrollar grupos de astro-estadística y astro-informática en todas las instituciones participantes, con la finalidad de  de formar personal altamente calificado que pueda explotar al máximo el volumen de datos que en un futuro cercano va cambiar completamente la manera de hacer Astronomía.

También se integrará al nuevo Instituto el Dr. Timo Anguita, académico del Departamento de Ciencias Físicas, como investigador joven. Anguita es doctor en Astronomía de la Universidad de Heidelberg en Alemania.

Por Alexis de Ponson M.

adeponson@unab.cl