SymbioCity: el concepto sueco de ciudad sustentable llega a la Universidad Andrés Bello

Escrito por mjorda

10 noviembre, 2010

Recursos bien utilizados como la recolección de residuos para la generación de energías es la propuesta de este exitoso modelo que puede llegar a reducir en un 50% el impacto medioambiental. Para hablar de esta apuesta de futuro el arquitecto sueco Hans Lundberg ofrecerá una charla en la UNAB.

Se trata de planificar la ciudad, de utilizar todos los recursos disponibles para sustentar las necesidades de la urbe. Eso es básicamente el SymbioCity, concepto de ciudad sustentable desarrollado con éxito en Suecia. Para explicar los alcances de este modelo, la Facultad de Arquitectura, Arte y Diseño de la Universidad Andrés Bello invitó a Chile al profesor de arquitectura Hans Lundberg, creador de un proyecto de urbanización sustentable aplicado en una antigua zona portuaria de Estocolmo.

La Symbiocity considera una serie de sistemas para aprovechar de la manera más eficiente los recursos en una ciudad. Por ejemplo, sistemas de recolección de residuos subterráneos automáticos, refrigeración y calefacción urbana con combustible procedente en parte de la recolección de residuos locales y de intercambiadores de calor en el tratamiento de aguas.
 
Modelo eficiente
 
Este tipo de ciudades verdes, además, logran generan agua caliente y electricidad mediante paneles solares, obtienen biogas de aguas residuales y residuos de los hogares, y contemplan la recolección y filtro de residuos líquidos. 
 
Para que este concepto de ciudad sustentable, que surge en 2005, sea posible es necesario aprovechar cada recurso de la urbe. El agua de lluvia, por ejemplo, sirve para abastecer el WC y la basura se recicla en la energía que sustentará la calefacción de la casa. Todo para demostrar que el desarrollo sostenible no sólo es posible, también permite ahorrar recursos y así colaborar con la economía.
 
Con el apoyo del Gobierno sueco y la colaboración de más de un centenar de empresas, el modelo de SymbioCity, en cinco años, ha reducido el impacto medioambiental en más de un 50%. Porque se ha aprovechado las distintas fuentes de energía natural, la solar, por medio de paneles integrados en cada vivienda, la eólica, con un parque de molinos de viento y la hidráulica, como parte del diseño del espacio a través de canales que recogen el agua de lluvia y la llevan por toda la ciudad.
 
De acuerdo a Hans Lundberg con esta iniciativa se logra disminución del costo del ciclo de vida de una urbe. Se utiliza la tierra de forma más eficiente, se disminuiyen los costos de mantenimiento, aumenta el valor de las propiedades y mejora el nivel de vida de toda la ciudad.
 
Hans Lunderg realizará la charla el jueves 11 de noviembre a las 15 horas, en la Sede Casona de Las Condes de la Universidad Andrés Bello, Fernández Concha 700, Las Condes.

                                                                                                                                                                                                                       Valentina del Campo

vdelcampo@unab.cl