Luis Burzio es ganador del Premio Investigación Científica Universitaria de Santander

Escrito por mjorda

5 noviembre, 2013

El académico de la U. Andrés Bello se impuso con su investigación sobre nuevas estrategias terapéuticas para combatir el cáncer.

El Dr. Luis Burzio, profesor titular de Biología Molecular y académico del Doctorado en Biociencias Moleculares y del Doctorado en Biotecnología de la U. Andrés Bello, fue el ganador en la categoría senior del Premio Investigación Científica Universitaria: Cura y Prevención del Cáncer Santander Universidades – 2013.

El reconocimiento fue otorgado al Dr. Burzio por la investigación titulada “Los ARN´s mitocondriales no codificantes como blancos generalizados para el diagnóstico y terapia del cáncer”. Un proyecto que se desarrolla en los laboratorios de Andes Biotechnologies S.A., de la Fundación Ciencia & Vida y de la U. Andrés Bello.

“Estoy contento y agradezco la buena evaluación del jurado”, comentó el Dr. Burzio luego de conocer el galardón. El comité evaluador estuvo compuesto también por los decanos de Medicina de las universidades de Chile, Católica, de Santiago y Andrés Bello; además de los premios nacionales Alejandro Goic, Fernando Monckeberg y Rodolfo Armas.

“Todos los jurados destacamos la calidad de todas las investigaciones, y muchas de ellas se destacan especialmente por ser pioneras mundiales en el área que investigan”, comentó el Dr. Jaime Contreras, decano de la Facultad de Medicina de la U. Andrés Bello.

El proyecto del Dr. Burzio superó en la categoría senior a otras 10 propuestas, presentadas por destacados académicos de casas de estudios tradicionales como la Universidad de Chile y la U. Católica. El concurso también consideró una categoría de inicio, en la cual también participaron los investigadores de la U. Andrés Bello Cristián Vilos y Eduardo Landerer.

Nuevas herramientas contra el cáncer

Hace algunos años atrás, el equipo liderado por el Dr. Burzio encontró que las células humanas y de ratón producen dos tipos de ácido ribonucleico (ARN): el A y el B. “Lo más extraordinario que encontramos es que todas las células tumorales humanas e incluso de ratón que expresan el ácido ribonucleico A no expresan el B, o lo hacen en cantidades muy pequeñas”, explica el académico.

Según el  investigador, esto permitiría diferenciar a las células normales de las tumorales mediante la medición de sus niveles de ARN B. Un método que ya han aplicado en el diagnóstico de cáncer a la vejiga, al cuello del útero y mieloma.

Pero eso no es todo. Los bajos niveles de ARN B serían el talón de Aquiles de las células tumorales. Una función de estas moléculas es reparar el daño al ADN de las células y permitirles adaptarse a nuevos escenarios como los tratamientos con drogas. “Si eliminamos las pocas moléculas de ARN B que tienen una célula tumoral, se produce una inestabilidad general en ella y muere por apoptosis”, detalle el Dr. Burzio.

Esta estrategia terapéutica se encuentra en la actualidad en estudios de fase preclínica, en los cuales los investigadores están tratando de inhibir el crecimiento de tumores in vivo en modelos animales. En el futuro pretenden presentar sus resultados ante la Food and Drug Administration de Estados Unidos (FDA) para poder iniciar pruebas clínicas.

En esta investigación también participan el Dr. Jaime Villegas, el Dr. Claudio Villota y la Dra. Verónica Burzio, académicos de la Facultad de Ciencias Biológicas de la U. Andrés Bello, además de la Dra. Lorena Lobos, investigadora de Andes Biotechnologies.

Por Alexis de Ponson

adeponson@unab.cl