Facultad de Ciencias Exactas participa en elaboración de prueba Inicia 2013

Escrito por mjorda

22 octubre, 2012

Académicos de los departamentos de Matemáticas y Ciencias Físicas están elaborando  parte de los ítems de la evaluación a los nuevos profesores.

En abril de 2013, los profesores recién egresados y los estudiantes de último semestre de Pedagogía Básica y Educación Parvularia deberán someterse a la Prueba Inicia, la cual aplica voluntariamente el Ministerio de Educación. Su objetivo es evaluar conocimientos disciplinarios, conocimientos pedagógicos y habilidades de comunicación escrita de los nuevos maestros.

En esta ocasión, la elaboración de la prueba sobre conocimientos disciplinarios estará a cargo de un equipo conformado por el Centro de Políticas Comparadas de Educación (CPCE) de la U. Diego Portales, el Centro de Investigación Avanzada en Educación (CIAE), el Centro de Modelamiento Matemático (CMM) y el Departamento de Evaluación, Medición y Registro Educacional (DEMRE) de la Universidad de Chile.

En este contexto, un grupo de académicos de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Andrés Bello fueron convocados para participar en la elaboración de este instrumento de evaluación. “Como hemos trabajado con proyectos de educación, recibimos la invitación por parte de Patricio Felmer del CMM”, explica Pierre Paul Romagnoli, director del Departamento de Matemáticas.

El académico destaca que esta es la primera vez que se convoca a investigadores de distintas casas de estudios para construcción del test. Romagnoli junto a José Zamora y Alejandro López, también del Departamento de Matemáticas, están participando en las comisiones de enseñanza básica y media en Matemáticas, elaborando los ítems sobre esta disciplina.

Además Rodrigo Aros y José Mauricio González del Departamento de Ciencias Físicas de la U. Andrés Bello están participando en los grupos que preparan las preguntas sobre Física. Para eso se reúnen una vez a la semana durante cinco horas. “El objetivo es que los problemas estén planteados de tal forma que todas las personas entiendan lo mismo, y que su dificultad establezca un nivel pertinente y apropiado para los profesores que egresan”, explica Rodrigo Aros.

El trabajo de los académicos termina a finales de octubre y en noviembre se realizará el pilotaje de la prueba y la selección de las preguntas que serán incorporadas en la evaluación real.

Por Alexis de Ponson M.
adeponson@unab.cl