Amanda Céspedes lanza libro en la U. Andrés Bello que invita a la inclusión educativa

Escrito por mjorda

17 junio, 2013

“Camino a la escuela  inclusiva”  es una recopilación del compromiso de más de 20 especialistas en el  trabajo con niños y jóvenes con discapacidad cognitiva, elaborada con el fin de ser una guía para los profesores en sus salas de clases.

En un viaje desde Valdivia a Temuco, la psicóloga infantil Amanda Céspedes conversaba con el chofer que la trasladaba y éste  le contaba lo tonto que  había sido en el  colegio. “A mi me costó mucho, de hecho, me escondía debajo de la mesa para que la profesora no me preguntara”, le relataba el conductor.  Le confesó, también,  que había llegado sólo hasta tercero básico. “Pero ¿sabe? yo toco cinco instrumentos, hago joyas artesanales, soy el mejor gásfiter de mi barrio y quiero aprender inglés porque me toca llevar a harto turista. ¿Me puede explicar entonces por qué siendo tonto puedo hacer tantas cosas?”, le preguntó a la profesional.

“Lo que pasa es que usted es diferente, sus talentos van por el lado derecho del hemisferio y en la escuela trabajan más con el hemisferio izquierdo”, le explicó Amanda al chofer.  Con esto, la experta  graficó de inmediato el gran error que existe en el sistema educativo actual: los colegios  no rechazan a los niños con diferencias cognitivas  porque sí, lo hacen porque están insertos  en un sistema macro muy egoísta, porque  a los establecimientos se les pide resultados terminales. “El profesor es evaluado por cuánto sabe su alumno y el niño diferente no se va a ajustar a ese currículo tan estrecho. La diversidad no calza con el currículo”, dice la psicóloga.

Discapacidad no es enfermedad

Con este gran paradigma y con la presencia de la Ministra de Educación, Carolina Schmidt, y el Rector de la Universidad  Andrés Bello, Pedro Uribe,  se presentó el libro “Camino a la escuela inclusiva”,  que pretende ser un tipo de manual para los profesores en las aulas, para enfrentarse a niños con déficit atencional, hiperactividad, síndrome de asperger y todo el  espectro de los trastornos del desarrollo.

“Camino a la escuela inclusiva”, pretende ser  una guía que busca aportar no sólo en la descripción de sintomatologías y síndromes, si no que hacer un acercamiento comprensivo a los niños y jóvenes que presentan algún trastorno del desarrollo o discapacidad cognitiva, desde leves hasta severa.

La publicación, en la que participaron más de 20 profesionales de las áreas del saber y del conocimiento, no sólo  busca darle un espacio  en la sala al niño, si no que poder trabajar con él y tener interacción. La autora de este libro, la psicóloga infantil Amanda Céspedes, explica que  el grupo de profesionales involucrados pretende destruir el modelo médico imperante, que patologiza  a los niños. “En la actualidad, tener  discapacidad   es ser enfermo y lo que debemos hacer es cambiar ese modelo”, cuenta la profesional.

Para la psicóloga, la  mayoría de los niños con discapacidad cognitiva son diferentes, no enfermos. “Son niños que tienen que ir  al médico porque deben recibir un diagnóstico, pero el diagnóstico no es la culminación de algo, es el comienzo de algo”, agrega. Por eso es que  pretende utilizar la neurociencia para entender el cerebro del niño y así aprender cómo relacionarse con él. “El cerebro del niño es particular porque es un queque dentro del horno, está cambiando día a día.  Hay que conocer  el cerebro para educar mejor”, comenta Céspedes.

Por su parte, el Rector de la Universidad Andrés Bello, Pedro Uribe, destacó la labor que cumple en su casa de estudios el Diploma de Habilidades Laborales que incluye a jóvenes deseosos de ser incluidos. “Es relevante ver cómo el resto de los alumnos de la universidad los integra y cómo forman parte de la vida universitaria”, explica.

La Presidenta de la Fundación Descúbreme, Catalina Sahie, finalizó recomendando leer este libro, el que se ha convertido en una invitación a que las personas se transformen en promotoras de la inclusión en la  escuela, el trabajo y  la vida comunitaria.

Por Valentina del Campo
vdelcampo@unab.cl