Siete nuevos proyectos Fondecyt para potenciar la investigación científica en la UNAB

Escrito por mjorda

1 octubre, 2010

Son jóvenes investigadores que recibirán un importante incentivo para continuar con sus estudios en áreas como la química, física, biología, humanidades y astronomía. Todo esto será posible gracias a los más de $300 millones que esta casa de estudios se adjudicó en el concurso de fondos para el fomento de la ciencia.

Sean teóricas o experimentales, una investigación científica toma años de arduo trabajo. Pero el resultado será un aporte para el desarrollo de la ciencia en Chile y, en muchas ocasiones, sentarán las bases para estudios que serán fundamentales para el crecimiento de la economía y el desarrollo tecnológico. 

Para impulsar la investigación científica, la Universidad Andrés Bello utiliza numerosas herramientas, una de ellas son los proyectos de financiamiento como Fondecyt. Este año los resultados de este concurso de fondos para la ciencia, favoreció a siete proyectos, adjudicándose un monto total que supera los $300 millones.

Uno de los proyectos favorecidos fue el que lidera doctor Luis Alvarez Thon del departamento de ciencias físicas, quién realizará un estudio teórico para calcular las propiedades de las moléculas que contengan átomos pesados de la tabla periódica. Para lograrlo utilizará computadores de alto rendimiento, con los que se esperan resultados que serán claves para modificar o plantear las reglas que modelan moléculas con átomos pesados. “Estas bases teóricas podrán ser aplicadas en diversos ámbitos, por ejemplo, el área de ciencia de materiales”, explica.

Agujeros negros en la mira

Otro disciplina beneficiada es la astronomía y será Patricia Arévalo, del departamento de ciencias físicas, que liderará una investigación que indagará en el proceso de crecimiento de los agujeros negros. “Estaremos observando tres veces por semana durante tres años, un tipo de galaxia que tiene agujero negro y comprobaremos las teorías sobre cómo cae el material, es eyectado y cómo se alimenta el agujero negro. Todo esto de acuerdo a la forma en que varía el agujero en función de la luz en el tiempo”, sostiene. 

El doctor William Linch, del departamento de ciencias físicas, en tanto, usará los recursos Fondecyt para desarrollar un estudio con la Teoría de Cuerdas y así develar los misterios de la naturaleza a una escala de tamaños donde la gravedad hoy carece de sentido. Su investigación estará basada en modelos que analizarán las partículas y fuerzas fundamentales que no entendemos del todo. Por eso estudiará algunos de las problemáticas aún abiertas en la física del siglo XXI: la entropía de los agujeros negros desde una perspectiva de “gravedad cuántica”.

Buscando un puente que resuelva los problemas tanto de la Ingeniería como de las matemáticas, el director de Ingeniería Civil de la sede Concepción Frank Sanhueza, estudiará varios problemas numéricos. Uno de ellos será el análisis matemático de ecuaciones que modelan el comportamiento dinámico de placas, losas y muros.

Estudiará, además, el problema de placas con rigidizadores excéntricos: una placa reforzada con vigas, muy usados en losas, cascos de barcos, en las alas y casco de aviones. “La idea es realizar experimentos numéricos para corroborar el análisis matemático. Mi formación de Ingeniero Civil y Doctor en Ingeniería Matemática permite sacar provecho de las herramientas de uno y otro lado para estudiar problemas de la ingeniería que sean muy interesantes”.

Salmonella y humanidades

Fondecyt también financiará un proyecto del área de las ciencias biológicas. El investigador Fernando Gil, centrará su estudio en la bacteria Salmonella Typhimurium. El postula que esta bacteria tendría la capacidad de reparar el daño que le causan algunos antibióticos bactericidas, volviéndose resistente a ellos. “Este trabajo permitirá comprender de mejor manera la fisiología de la bacteria y el mecanismo de respuesta frente a antibióticos bactericidas, para desarrollar en el futuro terapias más efectivas y nuevas moléculas con actividad antibacteriana”, explica el científico.

En ciencias químicas, en tanto, Álvaro Muñoz realizará un estudio teórico-experimental en metales pesados. Investigará, por lo tanto, la interacción metal-metal de los sistemas, la cual puede generar propiedades para nuevos materiales como: catalizadores, luminiscentes y la deslocalización electrónica, las que pueden ser aplicadas en la producción a gran escala de fármacos, textiles, plásticos y nanoalambres, entre otros.  “Lo más destacable es que los conocimientos teóricos para modelar estos átomos, se están produciendo solo en Chile”, dice el investigador.   

Finalmente  la académica del Departamento de Humanidades Stefanie Massmann, realizará un proyecto que explora diversos textos que relatan las expediciones al Estrecho de Magallanes entre 1520 y 1620. El propósito es caracterizar el modo en que estos documentos construyen significados culturales. Partiendo del supuesto de que el espacio es también una producción cultural en la que entran en juego percepciones físicas y nociones abstractas que pueden ser “leídos” a través de sus representaciones verbales.