Reportajes, entrevistas y bloggeros
Escrito por

No es desconocido para nadie que una alimentación saludable está directamente relacionada con el rendimiento intelectual. Las personas que no desayunan tienen menor capacidad de atención y concentración, y si la condición de ayuno es crónica, finalmente se traduce en menor rendimiento intelectual, explica la nutricionista Mónica Campano, docentes de la Escuela de Nutrición y Dietética de la U. Andrés Bello.

MonicaCampanoUNAB_200
La nutricionista Mónica Campano proporciona algunas recomendaciones.

Este domingo, 282 mil estudiantes rendirán la PSU y la idea es que lleguen en las mejores condiciones a ese trascendental momento en la vida de muchos.

Junto con el proceso de estudio adecuado, también se recomienda reemplazar malos hábitos alimentarios y de salud por una adecuada costumbre alimentaria que contribuya en este camino.

“En los días previos no es adecuado trasnochar, con la justificación del estudio, beber alcohol, consumir drogas u otros fármacos autorrecetados como, por ejemplo, benzodiazepinas, anfetaminas y otras; ni fumar tabaco u otros”, dice la nutricionista Mónica Campano, docente de la Escuela de Nutrición y Dietética de la U. Andrés Bello.

 

Recomendaciones

La nutricionista detalla algunas recomendaciones en los días previos y durante la PSU:

  • Realizar actividad física, dormir, a lo menos, ocho horas durante la noche.
  • Tener las comidas principales con intervalos no mayores de cuatro a cinco horas entre cada una, iniciando el día con el desayuno a las (7 horas) y finalizar la jornada con la cena no más allá de las 21 horas.
  • Para controlar la ansiedad y el nerviosismo, se debe evitar la nicotina, el alcohol, bebidas gaseosas y algunos fármacos, ya que favorecen trastornos gastrointestinales como el colon irritable, úlceras, reflujo gastroesofágico, esofagitis, gastritis y constipación.
  • Tener cuatro comidas al día (desayuno, almuerzo, once y cena). Si es necesario, agregar dos colaciones (una a media mañana y otra durante la tarde). Beber café de grano o cacao, ya que contienen estimulantes naturales, cortado con leche, y cualquier variedad de té. Beber, al menos, entre dos y medio o tres litros de líquido diarios: leche, caldos y sopas, zumos y aguas de frutas. También no hay que saltarse comidas, no sumar dos comidas en una, o no ayunar.

 

Menú

La docente de la Escuela de Nutrición y Dietética de la U. Andrés Bello sugiere una dieta que los jóvenes que rendirán la PSU pueden tener presente en estos días.

Desayuno y once: leche o yogurt o queso fresco; cereales integrales (harina tostada, avena), marraqueta o panes integrales (evitar los panes de harina blanca muy refinada); frutas y verduras (cítricos, berries, palta, tomate, aceitunas).

Colación: pueden ser los mismos de arriba pero en menor cantidad.

Almuerzo y cena: carnes magras (sin grasa) no fritas, aves, pescados y mariscos, huevos. Legumbres; arvejas, habas porotos granados. Leguminosas; garbanzos con piel, lentejas, porotos y soya. Cereales integrales; arroz, choclo, motemei, trigo mote. Papas y mucha verdura. Tres a cuatro porciones de fruta

Aceite para cocinar y aliñar; jugo de limón y vinagres de frutas, hierbas para aderezar. Respecto al azúcar, se debe consumir un máximo de dos cucharaditas por taza de tamaño corriente si bebes café o té.

“También pueden consumir un estimulante natural como un buen chocolate ‘bitter’ con más de 70% de contenido de cacao, 35 gramos a media mañana en los días “D” (eventos especiales, entrevistas y evaluaciones) lo que puede aumentar la sensación de ‘bienestar emocional’. Además, de alimentos comprobados como anti depresivos y estimulante de neurotransmisores; en este tiempo, se puede comer ‘garbanzos y porotos’ como ensaladas con verduras y los garbanzos con piel”, concluye la docente de la U. Andrés Bello.

Noticias relacionadas

Share This