Alertan Alto Consumo de Sal de los Chilenos

Se considera exceso en el consumo de sal cuando su ingesta regular sobrepasa los cinco gramos diarios, cantidad recomendada por la FAO/OMS.  Actualmente, los chilenos recibimos, en promedio, alrededor de doce gramos de sal por día, situación que ha generado un alza de la hipertensión arterial en un tercio de adultos en nuestro país, según explica  Makarena Ruiz, jefa del Laboratorio de Bromatología de la Escuela de Nutrición y Dietética de la U. Andrés Bello.

 sal

La sal aporta dos elementos esenciales para la salud y la vida humana, el sodio y el cloro. Y aunque la especie humana evolucionó con una ingesta menor a un gramo de sal por día, su consumo ha aumentado ya que este producto incrementa notoriamente el sabor de los alimentos.

“La sal común está compuesta por un 40% de sodio, elemento importante en el aumento de la hipertensión arterial a un tercio en la población adulta de Chile, según datos obtenidos por la última encuesta dada a conocer por el Ministerio de Salud”, comenta Makarena Ruiz, jefa del Laboratorio de Bromatología de la Escuela de Nutrición de la U. Andrés Bello.

 

Exceso

Se considera exceso en el consumo de sal cuando su ingesta regular sobrepasa los 5 gramos diarios, cantidad recomendad por la FAO/OMS.

“Actualmente, los chilenos recibimos, en promedio, alrededor de 12 gramos de sal por día. Y tan sólo dos a tres gramos son agregados en forma voluntaria, ya que el resto viene con los alimentos que consumimos normalmente. Estudios demuestran que a menor ingesta de sal, disminuye en forma significativa la presión arterial de la población”, explica la ingeniero en alimentos.

 

Recomendaciones

La docente de la Universidad Andrés Bello sugiere una serie de recomendaciones para evitar las complicaciones derivadas del consumo en exceso de sal:

-         Disminuir la frecuencia del consumo de alimentos altos en sodio como el jamón, tocino, sopas de sobre, queso, las comidas congeladas, las frituras y condimentos como el Ketchup, mostaza y la salsa de soja.

-         Comer menos pan.

-         Evitar los alimentos enlatados, por que en general contienen mucho sodio. Para bajar su contenido se pueden lavar. Es el caso de las conservas de pescado.

-         Preferir las frutas, verduras y las leguminosas.

 

No olvidar

Otro importante consejo que proporciona Makarena Ruiz es leer las etiquetas de los alimentos al comprar y elegir aquellos libres, livianos o reducidos en Sodio.

“El actual reglamento sanitario de los alimentos ha sido modificado y exige que todos los productos envasados lleven la Información Nutricional, que incluye el contenido de Sodio”, dice.

A continuación, mensajes nutricionales que pueden aparecer en las etiquetas de los alimentos y tienen relación con el contenido de Sodio.

 

SODIO
Libre Muy Bajo Bajo Liviano Reducido
Una porción del alimento aporta 5 mg. Contiene un máximo de 35 mg. De sodio por porción. Cuando la porción es pequeña contiene esta cantidad por cada 50 g del alimento. Una porción del alimento aporta un máximo de 140 mg. Si la porción es menor a 30 g. por cada 50 g de alimento el producto contiene un máximo de 140 mg. De sodio. El alimento contiene 50% menos del aporte de sodio del alimento habitual, con respecto al alimento no modificado. Se ha reducido en 25% o más el aporte de sodio con respecto al alimento no modificado.

Sonia Tamayo

Periodista at Universidad Andrés Bello
Periodista con trayectoria en diversos medios de comunicación como Diario La Nación, Terra, Publimetro, etc. Magister en Docencia de la Educación Superior ©.

Publicaciones de Sonia Tamayo (Ver todas)