¿Qué son las Reservas de Biosfera?

Escrito por mjorda

21 octubre, 2009

Mitzi Acevedo, Directora de la carrera de Ecoturismo de la Universidad Andrés Bello, explica la importancia de estas zonas designadas por la UNESCO, creadas para fomentar una relación equilibrada entre la humanidad y el medioambiente.

cabodehornosEn junio de 2005 la zona de Cabo de Hornos fue la octava área de nuestro país en ser nombrada por la UNESCO como Reserva de Biosfera, sin embargo pocos son los chilenos que entienden lo que significa esta designación y las responsabilidades como país que nos caben por ello.

De acuerdo a Mitzi Acevedo, Directora de la carrera de Ecoturismo de la Universidad Andrés Bello y una de las consultoras responsables del mencionado nombramiento, “las Reservas de Biosfera son áreas de ecosistemas terrestres y costeros reconocidos internacionalmente en el marco del Programa Hombre y Biosfera (MAB), promovido por la UNESCO para fomentar una relación equilibrada entre la humanidad y el medio ambiente”.

Para lograr esta designación, los países proponen zonas de su territorio con determinadas características y una vez que se les otorga la calidad deben combinar tres funciones: la conservación de paisajes, ecosistemas, especies y diversidad genética; el fomento de un desarrollo humano, económico, ecológico y culturalmente sostenible; y el apoyo logístico que comprende investigación científica, seguimiento, formación y educación relativas a la conservación y desarrollo sostenible a escala local, regional, nacional y global.

Una vez designada la Reserva, se divide en tres zonas conectadas: núcleo, tampón o de amortiguación y de transición. Esto se adapta a las condiciones geográficas y limitaciones locales, flexibilidad que se utiliza en forma creativa y es uno de los puntos más fuertes del concepto de Reserva de Biosfera. Las zonas núcleo y tampón sirven para salvaguardar ejemplos representativos de la biodiversidad de los biomas más importantes del mundo, y como lugares de referencia y estudio para mejorar el conocimiento sobre ellas.

Con las funciones, Mitzi Acevedo explica que las Reservas constituyen una Red Mundial, que promueve el intercambio de información, experiencias y personal científico. De este modo contribuye a lograr los objetivos del Convenio de Diversidad Biológica y el Programa 21, enunciados en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo, en 1992.

¿Por qué necesitamos Reservas de Biosfera?

Mitzi Acevedo indica que la presión humana sobre el suelo y el agua ha reducido de forma drástica la diversidad de especies de plantas y animales, de ecosistemas y paisajes del planeta. “Dado que la biodiversidad es una fuente potencial de alimentos, fibras, medicinas y materias primas para la industria y la construcción, esto constituye una amenaza para el bienestar de la humanidad”.

Así la biodiversidad es un tesoro insustituible para la investigación científica, la formación y recreación de toda la humanidad. De igual forma las Reservas de Biosfera, son vastas áreas de tierra y agua que contribuyen al mantenimiento de los ciclos biológicos evitando la erosión edáfica, manteniendo la fertilidad del suelo, regulando caudales de ríos, recargando acuíferos, reciclando nutrientes y absorbiendo contaminantes del aire y del agua.

Otra de las potencialidades de estas áreas protegidas es la investigación de la estructura y dinámica de sistemas naturales mínimamente perturbados. Estudios que a largo plazo, evidencian los cambios con el tiempo, “así se puede establecer zonas de seguimiento semejantes, armonizar métodos y mediciones para la comparación de resultados a nivel regional y global”, afirma Acevedo. Así también, son áreas en las que su población puede mantener tradiciones y mejorar su bienestar económico con tecnologías culturales y ambientales adecuadas. Los sistemas tradicionales son muy eficaces para la conservación de antiguas razas de ganado y variedades de cultivos, que suponen una valiosa reserva genética para la agricultura moderna.

Chile y sus Reservas de Biosfera

Chile contaba hasta junio de 2005 con siete Reservas de Biosfera, las que se conocen y ubican de norte a sur como: Reserva Lauca, que comprende el Parque Nacional Lauca, el Salar Surire y la Reserva Nacional Los Flamencos, en la I Región; Reserva Fray Jorge, con el Parque Nacional Fray Jorge en la IV Región; Reserva Archipiélago de Juan Fernández, que incluye las islas Santa Clara, Marinero Alejandro Selkirk y Robinson Crusoe; Reserva La Campana, en la V Región; Reserva Las Araucarias, con los Parques Nacionales Conguillio y Villarrica, en la IX Región; Reserva Laguna San Rafael y Reserva Torres del Paine, en la XI Región.

La última, Reserva de Biosfera de Cabo de Hornos, abarca 4,9 millones de hectáreas, de las cuales tres son acuáticas y 1,9 terrestres, incluyendo los parques nacionales Alberto de Agostini y Cabo de Hornos.