Investigador de la U. Andrés Bello cataloga antiguos cines de Chile para recuperarlos

Escrito por Lorena Mancilla

11 septiembre, 2017

La investigación titulada “Chile en proyección: inventario y valoración de antiguas salas de cine” forma parte de un Fondart y contempla la confección de un inventario de las salas de cine más importantes del país, con el objetivo de dar a conocer, sensibilizar y plantear una reflexión sobre cómo reutilizarlas preservando su apariencia original.

 teatro santa luciaA comienzos del Siglo XX, Chile como otros países occidentales, fue epicentro de la cultura. Los cines abundaban por las calles centrales de las principales regiones del país, llegando incluso a haber cuatro salas en una misma cuadra. Ese fue el caso de la calle Huérfanos en Santiago donde el REX, Astor, Opera y Lido compartieron intensamente la bohemia de aquél entonces.

En regiones, sucedió algo similar. En Antofagasta, las localidades de María Elena, Pedro de Valdivia, Chuquicamata y Chacabuco, también ostentaron cines emblemáticos, en su mayoría ligados a la producción salitrera, y el entretenimiento de sus empelados y familias.

La mayoría de estos edificios fueron demolidos, otros alternaron algunos usos alternativos y muy pocos fueron declarados monumentos. Los nuevos formatos cinematográficos, las multisalas en los malls y la especulación inmobiliaria, fueron ganando esos espacios comunitarios en detrimento de las actividades sociales del pasado.

Espacios que a pesar de la irrupción de los nuevos formatos de la industria y el mercado, han permanecido resguardados en la memoria colectiva urbana, razón por la cual pretenden ser redescubiertos, a través de la investigación titulada “Chile en proyección: inventario y valoración de antiguas salas de cine”.

Recuperación y ciudadanía

545El proyecto de la Línea de Investigación de la Arquitectura (FONDART) es desarrollado por el destacado arquitecto del Campus Creativo de la U. Andrés Bello (UNAB), Marcelo Vizcaíno, quien intenta difundir el estado de la arquitectura del siglo XX y propone discutir sobre cómo reciclar o reutilizar dichos espacios. Esto con el fin de devolver a estos grandes edificios sus fines comunitarios en los barrios donde se localizan.

“Actualmente, en otros países fue la propia comunidad la que luchó y exigió la recuperación de estos cines, o bien lo hicieron los empresarios privados. Dicotomía que se revela en la ciudad de Buenos Aires, a partir de la notable transformación del “Cine Splendid”, hoy convertido en la librería “El Ateneo”, ubicada en Avenida Santa Fe o la recuperación del “Teatro 25 de mayo” en Villa Urquiza, ejemplo de adquisición municipal y articulación de contenidos con el entorno barrial”, explicó Vizcaíno.

Un inventario necesario

55La investigación cuyo trabajo de campo consiste en estudiar y valorizar distintas salas de cine en las regiones de Antofagasta, Santiago, Valparaíso, Concepción y Punta Arenas, contempla la elaboración de un inventario con fichas de los distintos edificios. Registro detallado que incluirá en su contenido: material visual, fotografías, planimetría, fechas, arquitectos, entre otros datos.

Sobre el actual estado de desarrollo del proyecto, Vizcaino, comenta que se encuentran en la etapa de catalogación correspondiente. “La idea es ir trazando los códigos de implantación y traza del mundo del espectáculo cinematográfico, que fue muy importante durante más de cuatro décadas. Además, de hacer hincapié en reconocer la posibilidad de ver formas de rescate de algunos de estos recintos que todavía están en pie y hoy se encuentran amenazados por la topadora inmobiliaria”.

Resultados

cine1Respecto de los objetivos específicos del mismo, se espera que a fines de 2017 se realice un seminario multidisciplinar, junto a una muestra itinerante en la que se podrá apreciar el estado e historia de estas obras arquitectónicas. Actividades que según explica el investigador, buscan que sea la misma comunidad la que se entusiasme y se haga parte de esta noble causa que plantea poner sobre la mesa el tema de la protección y puesta en valor de espacios que conforman la memoria urbana.

Sobre la misión final de este registro, Vizcaíno, agrega que “a medida que he realizado el estudio nos podemos ir dando cuenta que hay algunos que ya están recuperados y protegidos; y otros que siguen funcionando, aunque son los menos. Otro grupo donde la misma comunidad está uniendo fuerzas para resguardarlos, pero no tienen las armas para hacerlo, y en este sentido pienso que va a ser muy bueno este trabajo porque se aportará sobre el valor de los inmuebles”.

Cabe destacar que el trabajo del Dr. Vizcaíno se inició con un Seminario sobre los cines santiguinos con sus alumnos. Iniciativa que desde un comienzo, consideró las distintas formas de intervenir estos edificios y conformaron el primer eslabón de esta investigación.