Consumo de cafeína, alimentos contaminados y estilo de vida disminuyen la posibilidad de embarazo

Escrito por mjorda

9 junio, 2011

Diversos estudios han determinado cuáles son algunos de las razones de que cierto grupo de mujeres les cuesta tanto quedar embarazada. El exceso de café, alcohol o el estrés son algunos de los motivos que se deben tomar en cuenta.

Un estudio publicado recientemente por la BBC y efectuado por la Escuela de Medicina de la Universidad de Nevada (Estados Unidos), apuntó que la cafeína disminuye la posibilidad de un embarazo, ya que reduce la actividad muscular de las trompas de Falopio, que son las encargadas de transportar los óvulos desde los ovarios hasta el útero.

Hace tiempo que se está estudiando los efectos de la cafeína en el embarazo, apunta la Dra. Lilian Carrasco, académica de la Facultad de Medicina de la U. Andrés Bello. Sin embargo, la gineco-obstetra no descarta otros factores que dificultan ser madres. “Revisando las tablas del estudio realizado en Nevada, podemos ver que la población que tomaba más de ocho tazas de café al día, también fumaban y bebían alcohol más que el grupo control”, argumenta.

Este estudio, indica la experta, apoya la tesis de que hay estilos de vida que limitan más la posibilidad de embarazo. “Habría sido interesante medir el nivel de estrés en estas mujeres que fueron sometidas al estudio, ya es factor conocido de subfertilidad.

Además, hay varias investigaciones que muestran que el alto consumo de café durante el embarazo está asociado a bajo peso al nacer, aborto y muerte fetal, subraya la especialista.

Fertilidad femenina

No sólo el tema de la cafeína ha figurado como tema en las investigaciones sobre fertilidad femenina, hay otros factores podrían también incidir como el tabaquismo, drogadicción, alcohol, exceso de peso, desnutrición, demasiado ejercicio, enfermedades de transmisión sexual, enfermedades crónicas (entre ellas, diabetes), la edad (a mayor edad menor probabilidad de embarazo), entre otros.

La Dra. Carrasco recomienda a aquellas mujeres que estén planeando tener un hijo, evitar el consumo de bebidas cafeinadas, el alcohol, el tabaco, la cercanía con pesticidas y consumir alimentos con alto contenido de metales pesados. Estos metales pesados provienen de suelo contaminado en el que se producen los alimentos para el hombre y los animales.