Alumnos de Medicina UNAB se entrenan para salvar vidas en casos de paro cardio-respiratorio

Escrito por mjorda

1 julio, 2011

La Facultad de Medicina de la U. Andrés Bello apunta a formar una “Universidad cardio-segura”. El conocimiento en reanimación contribuirá a disminuir entre un 50 y 60% las muertes por infartos.

A nivel mundial las enfermedades cardiovasculares son un problema de salud pública, constituyendo la principal causa de muerte de la población adulta. En Chile bordean el 30% y se espera aumenten, dado que estamos en vías de desarollo. 

El paro cardio-respiratorio consiste en la interrupción repentina y simultánea de la respiración, del funcionamiento del corazón y de la conciencia. Frecuentemente este se produce por un desequilibrio eléctrico en el corazón, que detiene su función de bomba, interrumpiéndose el flujo sanguíneo del resto del cuerpo, que puede ser desencadenado por un ataque cerebro vascular (trombosis o hemorragia cerebral), cardiaco, obstrucción de la vía aérea, trauma e inmersión.

Se estima que por cada minuto que pasa disminuyen las posibilidades de supervivencia de la víctima en un 7 a 10%, por lo que después de 10 minutos pocos intentos de reanimación puede resultar satisfactorio. De ahí la importancia del reconocimiento y tratamiento temprano, el cual puede ser proporcionado por alguien capacitado en reanimación básica.

Centro de simulación

Ante este panorama, todos los alumnos de la Escuela de Medicina de la U. Andrés Bello, en Santiago y Viña del Mar, están participando en el curso Basic Life Support (BLS) dictado por el Centro de Entrenamiento en Apoyo Vital (CEFAV) en alianza con la UNAB. Según el director del Centro de Simulación Clínica de la UNAB, Dr. Luis Oliva, el objetivo de este programa es que los estudiantes sepan enfrentar una emergencia relacionada con esta patología.

“Las universidades no incluyen en su malla curricular un curso de esta envergadura, de ahí la importancia de este entrenamiento que estamos efectuando en nuestra casa de estudios”, dice el especialista.

La Dra. Andrea Camú, directora ejecutiva del CEFAV, explica que a los alumnos se les enseña a reconocer un paro, que no es lo mismo que un desmayo y a actuar frente a esa emergencia de riesgo vital.

La especialista advierte que los primeros minutos del colapso son vitales: “Según estudios del Samu ninguna ambulancia llega antes de los 19 minutos en promedio y si la persona que está al lado de quien sufre la emergencia no sabe qué hacer, disminuye las posibilidades de salvarle la vida a ese paciente”. La doctora subraya que una población con un país con conocimiento en reanimación cardio pulmonar respiratorio contribuirá a disminuir entre un 50 y 60% las muertes por infartos.

American Heart Association

El curso se está impartiendo los jueves, viernes y sábados en el Centro de Simulación Clínica de la UNAB. Consiste en ocho horas de trabajo práctico y teórico. “El material teórico es estudiado por los alumnos para luego desarrollar actividades donde aplicarán los conocimientos en maniobras de reanimación. Se ven videos y practican con un instructor que les corrige las maniobras y les ayuda a aplica las secuencias correctas. Efectuamos reanimación en adultos, niños y lactantes”, afirma la doctora Camú.

Finalmente se rinde un examen práctico y teórico y si el alumno los aprueba, recibe una acreditación de la American Heart Association y del CEFAV. “En un comienzo son capacitados los alumnos de Medicina, pero la idea es ir sumando otras carreras como Enfermería, Kinesiología y Odontología. Durante mayo, el primer mes de trabajo, se capacitaron 160 alumnos. La idea es ir formando una universidad Cardio-Segura”, concluye la experta.

Sonia Tamayo

stamayo@unab.cl