Destacan alto nivel de curso “Unveiling Mitochondria” realizado en Quintay

Escrito por Valeria Aspillaga

31 enero, 2013

La mitocondria es un organelo de las células, una partícula subcelular encargada de proveer la energía. De allí la importancia de su comportamiento para el buen funcionamiento del cuerpo humano.

La Universidad Andrés Bello dictó el curso “Unveiling Mitochondria” a cargo del doctor y docente Álvaro Elorza, quien señaló que las mitocondrias junto con proveer de energía son las encargadas de controlar toda la señalización celular.

“Básicamente vienen a ser receptores del medioambiente, es decir, la célula sufre cambios y las mitocondrias deben integrarlos y dar una respuesta, la que está dada por cambios energéticos o metabólicos de manera que la célula pueda existir frente al cambio ambiental”.

En esta línea, el experto agrega que hoy es sabido que las enfermedades, principalmente las asociadas al envejecimiento, alzheimer, parkinson,, diabetes o cáncer, tienen su comienzo en una disfunción mitocondrial, es decir, que las mitocondrias dejan de funcionar bien y por ello no entregan la energía necesaria al cuerpo humano dando paso a la generación de enfermedades.

“Por lo anterior es que se dice que las mitocondrias controlan la vida de los organismos, dan la energía, el calor y controlan cuanto tiempo vas a vivir y cuándo vas a morir. Con esto no cabe duda de la importancia de estudiarlas, ya que llegando a ellas se pueden conocer las causas de las enfermedades”, sostuvo Elorza.

El curso fue diseñado en dos partes: una teórica donde se entregan los fundamentos de las mitocondrias, y una segunda parte que es cómo se estudian, lo que ha permitido que los estudiantes sepan cómo utilizar las nuevas herramientas en sus laboratorios. “Actualmente existen pocos investigadores expertos en mitocondrias, de allí la importancia de este curso, que ha enseñado sobre la función mitocondrial y cómo estudiarlas, es decir vimos la teoría y las herramientas tecnológicas que nos permiten estudiarlas, no sólo de manera unificada sino que en grupo, pudiendo medir 200 mitocondrias en dos horas”.

Primer nivel

Los 12 estudiantes participantes de distintas universidades, chilenas y del extranjero, alabaron la calidad del curso y la forma en que se diseño de manera que pudieran compartir experiencias y traspasar conocimientos.

“Esta es la segunda versión del curso, que se hace año por medio, ha sido un éxito. Este año decidimos hacerlo en Quintay porque la idea es convertir al centro en un polo de cursos de verano de alto nivel y hemos contado con relatores reconocidos a nivel mundial en el estudio de las mitocondrias. Nosotros publicamos el curso, que es gratuito, y tuvimos una buena recepción en el exterior y por ello contamos con dos estudiantes de Estados Unidos, dos de Inglaterra y dos de Brasil, el resto son de Chile de la Universidad Andrés Bello, de la Chile y la Católica”.

Junto al doctor Elorza, los relatores asistentes al curso fueron David Nicholls deBuck Institute, David Ferrick de Seahorse Bioscience, Julio cesar Cárdenas de la Universidad de Chile, Paolo Bernardi de University of Padova, Italia, y Orian Shirihai de Boston University.

Positiva experiencia

Fabian Jaña, estudiante de la Universidad de Chile destaco la realización del curso, definiéndolo como un gran aporte. “Sin este curso no habría tenido la oportunidad de conocer eminencias científicas de quienes he aprendido gracias la interacción muy personal que se da en este curso, donde es posible hablar con los expertos sobre nuestro trabajo y cómo mejorar las técnicas, como sucede por ejemplo con los sistemas de análisis de microscopia. En mi universidad todos tenemos acceso a ellas pero no sabemos cómo utilizarlas y gracias a este curso yo hoy puedo implementarlo. En cuanto al formato del curso ha sido excelente, trabajar con 12 estudiantes y en un lugar aislado sirve montones porque no te puedes distraer e interactuamos en todo momento”.

Asimismo, Leticia Labriola de la Universidad de Sao Paulo en Brasil sostuvo que “gracias a este curso he aprendido un montón. Yo soy profesora en la Universidad y quiero entrar en una nueva línea de investigación, lo que me exige aprender nuevas técnicas para poder enseñar a mis alumnos lo que quiero que hagan y justamente esto es lo que ha pasado en este curso donde la parte práctica ha sido de una enorme riqueza, con gente especialista en el área. Tuve mucha suerte de que me eligieran y estar acá full time nos permite aprovechar al máximo todo”.

Ariel Contreras, doctor en Bioquímica de la Universidad de Chile precisó que “este curso me ha parecido extraordinario porque agrupa investigadores que son líderes mundiales lo que nos ha permitido abrir los ojos a los estudiantes gracias a la información que hemos recogido. Ha sido un curso muy intensivo pero donde todos hemos sacado provecho en técnicas, tips y teorías. Al ser pocos y gracias a la gestión de Alvaro (Elorza) todos pudimos contar nuestros proyectos y recoger sugerencias y orientaciones de parte de los especialistas. La experiencia ha sido increíble”

Finalmente, Eric Jensen, estudiante de Ingeniería en Biotecnología de la Universidad Andrés Bello comentó que la experiencia ha sido bien interesante por el intercambio que se logra con estudiantes de otros países y por la difusión de lo que uno está haciendo en el ámbito científico. Esto permite compartir, además, con profesores quienes guían de manera didáctica y dinámica respecto del tema en que se está trabajando. Esto ayuda a plantear nuevos objetivos al hacer experimentos con una mirada más objetiva de lo que se está haciendo. Todo lo aprendido lo podemos llevar a cabo ahora en nuestro laboratorio y en el día a día”, señaló.

Valeria Aspillaga
valeria.aspillaga@unab.cl