SEDES

El proyecto denominado “Creando Sonrisas” forma parte de la asignatura de “Liderazgo”, cuyo objetivo es involucrarse con una causa social, y logró beneficiar a niños de 15 camas de este recinto hospitalario.

Escrito por

Con el objetivo de mejorar la calidad de vida y el proceso de recuperación de los niños internados en la Unidad de Paciente Crítico Pediátrico del Hospital Carlos Van Buren, estudiantes de Ingeniería Comercial de la Sede Viña del Mar de la U. Andrés Bello, se organizaron y recaudaron fondos para remodelar la unidad pediátrica de Cuidados Intensivos (UCI) de este reciento asistencial de Valparaíso.

La iniciativa que lleva por nombre “Creando Sonrisas 2018” y forma parte de la asignatura de “Liderazgo”, a cargo del profesor de la UNAB Sergio Muñoz y cuyo enfoque principal está centrado en involucrarse con una causa social, surge al conocer las necesidades de afectaban a este sector de Hospital Van Buren.

Sobre este proyecto desarrollado en su asignatura, el profesor Muñoz comentó que “como UNAB, la Responsabilidad Social Corporativa, se aborda desde lo que podemos hacer por la sociedad desde nuestras posibilidades, visiones y recursos. En este contexto, son los estudiantes quienes están llamados a incorporar esta visión en su desempeño profesional, sus emprendimientos, empresas y quehacer profesional, llevando el sello UNAB en sus acciones”, comentó Sergio Muñoz.

Compromiso Social con los niños de la región

Según explican los estudiantes a cargo de desarrollar el proyecto, las principales dificultades que presentaba esta unidad tenían que ver con el desgaste excesivo del cortinaje. Muchas de las habitaciones no contaban con cortinas y las que tenían estaban rotas o en muy mal estado. Por otro lado, no poseían televisores para que los pacientes pudieran distraerse viendo dibujos animados.

“En un principio nos sentimos poco considerados por los funcionarios del Hospital, creo ellos tuvieron sentimientos encontrados, porque sentían que lo que pretendíamos hacer era responsabilidad del hospital y de ellos mismos. Sin embargo, con el tiempo entendieron que no íbamos a juzgar, sino a ayudar y que nuestra intención era contribuir con un grano de arena a su labor, ya que el trabajo más importante lo realizan ellos, mismos, salvando diariamente la vida de cientos de niños”, comentó Ignacio Molina, Cordinador General del Proyecto.

Una UCI remodelada

Entre las acciones realizadas por este grupo de estudiantes se encuentra la remodelación del cortinaje general de la UCI Pediátrica, para lo cual tuvieron que cumplir con todos los estándares de seguridad necesarios que requiere un reciento hospitalario para prevenir infecciones intrahospitalarias. Además de eso, los estudiantes proveyeron a la unidad de frazadas, cubrecamas y almohadas y dos televisores con soporte para los niños.

Para lograr esta serie de objetivos, el profesor Muñoz explica que “los estudiantes tuvieron que generar una estructura para dividida en 4 áreas para asignarse las tareas: finanzas, marketing, recursos humanos y operaciones, liderados por compañeros de curso y, si bien, no todos participaron con el mismo entusiasmo y decisión, la inmensa mayoría del curso dedicó más tiempo del obligatorio de la asignatura es por eso que estoy muy orgulloso de ellos. ¡Son unos grandes!”.

 “Nuestro aporte principal fue el cortinaje blackout completo para toda la unidad. La entrega de cubre camas con almohadas para todas las camas, dos televisores Smart de 40¨, pañales y toallas limpiadoras. En este sentido, el impacto mayor, lo tuvo el cortinaje, ya que, la unidad prácticamente no contaba con cortinas hace más de un año. Por otro lado, los televisores también cumplirán un rol importante, ya que algunos niños de mayor edad no tenían ninguna entretención y quisimos ayudar con eso también”, explicó el Cordinador de “Creando Sonrisas”.

Aporte al Sector Público

Desde el hospital también valoraron la iniciativa, cuya inversión total alcanzó el $1.700.000. Dinero que los estudiantes, reunieron mediante rifas y bingos beneficio. Sobre este aporte, la doctora Adriana Dietes, jefa de la unidad de pacientes críticos pediátricos del Hospital Carlos Van Buren, afirmó que la ayuda recibida es muy grande y se da comúnmente por parte de la comunidad organizada hacia un hospital público.

“Los estudiantes de la UNAB nos han ayudado con mucha energía y preocupación, beneficiando a pacientes pediátricos de 15 camas de este hospital. Su aporte fue muy grande, no es común que recibamos este tipo de apoyo organizado por parte de la comunidad y que no esperábamos, ya que, por lo general las necesidades de los servicios públicos van dirigidas hacia otras cosas que no son el ambiente estático de las unidades de pacientes críticos”, indicó la Dra. Dietes.

Sobre la sensación con la que terminaron, una vez finalizado su trabajo en la UCI, Ignacio Molina señaló que “terminamos el proyecto con la sensación de hacer el bien sin esperar nada a cambio, lo que para muchos de nosotros fue nuevo. Estoy seguro de que hablo por todos al decir que fue una sensación de gratitud tremenda, satisfacción personal y agradecimiento también por la oportunidad que se nos dio de haber aportado con un pequeñito grano de arena a nuestra comunidad”.

Noticias relacionadas

Share This