Concepción

La encuesta, aplicada por la consultora EY, la U. Andrés Bello y la Cámara de la Producción y del Comercio de Concepción, entre fines de diciembre y principios de enero, muestra un repunte en la percepción del empresariado en sectores como empleo, inversión y crecimiento.

Escrito por

Un crecimiento económico entre 2,5% y 3,4% estiman los empresarios de la Región del Biobío para 2018, de acuerdo a los datos entregados por el último Índice de Percepción Empresarial Regional, IPER, que elaboran semestralmente la consultora EY, la Universidad Andrés Bello y la Cámara de la Producción y del Comercio de Concepción, CPCC.

La muestra, que representa la opinión de alrededor de 130 empresarios y líderes de los distintos sectores productivos de la región, fue aplicada entre el 18 de diciembre y el 05 de enero, con el objetivo de conocer cómo avizoran el escenario económico local en áreas como la inversión, el empleo y el impacto de las reformas Tributaria y Laboral.

De acuerdo a las cifras entregadas por la medición, el 66% de los empresarios de la zona considera que la economía chilena crecerá entre 2,5% y 3,4%, estimación que coincide con la última encuesta aplicada a principios de enero por el Banco Central, que proyecta este incremento en un 3,2%.

 

Más Inversión

La inversión es uno de los aspectos de mayor impacto en el sondeo, pues el 56% de los encuestados considera que aumentará durante el año en la región y el 74%, que debiera ser una de las principales líneas de trabajo del próximo gobierno en la zona.

“Generar políticas que promuevan la inversión regional es prioritario y las expectativas de nuestros ejecutivos está cifrada en eso como motor de crecimiento y reactivación de la economía. De hecho, la visión a futuro es positiva y se refleja en el porcentaje de quienes respondieron que sí al incremento en la inversión”, comentó el gerente general de la CPCC, Ronald Ruf, quien añadió que esta es la línea que el gremio busca potenciar, así como la continuidad del trabajo conjunto entre los sectores público y privado, en pro del crecimiento.

Esta percepción impactaría positivamente los índices de empleabilidad. “Hay una sensación de estabilidad en lo que a ocupación se refiere, pues el 50% considera que, al menos, en primera instancia, se mantendrán las tasas para dar paso paulatino a la reactivación de este mercado”, explicó Ruf.

Cabe destacar que en la medición del año anterior, el 48% de los encuestados consideró que el desempleo aumentaría en nuestra región. Hoy, sólo un 9% opina que ese escenario podría darse, lo que permite proyectar mejores oportunidades.

 

Proyección Positiva

Las políticas públicas en materia tributaria y laboral continúan siendo un factor importante en la visión empresarial. “Hay una percepción negativa respecto a la Reforma Tributaria y su impacto en las empresas de la región. Dada la complejidad de la normativa actual y lo confuso que resulta interpretar para las empresas y personas naturales el sentido y alcance de esta modificación al sistema, resulta “natural” la percepción que observamos”, argumentó Horacio Bustos, socio de la consultora EY.

Respecto a la Reforma Laboral, Bustos consideró que “Algunas empresas encontraron estrategias para enfrentar los cambios que introduce y eso podría explicar que sea vista de manera menos negativa que en mediciones anteriores”. Así, el rechazo a la normativa ha ido disminuyendo conforme la ley ha avanzado en su aplicación y las empresas incorporado los cambios que conlleva.

El resultado de este último IPER es de 52 puntos, que lo ubican en el tramo positivo de la medición y permite salir de la zona neutra de los 50 puntos en que se mantuvo por varios periodos.

Esto significa que los distintos sectores productivos de la región del Biobío consideran que la economía comenzará un proceso de reactivación y por lo tanto, aparecen las primeras señales de optimismo en torno al tema.

“El valor de 52 puntos que muestra esta versión del IPER, significa un incremento del 4% respecto a la medición anterior y es el valor más optimista desde diciembre de 2014”, explicó Luis Bravo, director de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad Andrés Bello, quien añadió que en este repunte de las expectativas incidieron varios factores. “La evolución positiva del precio del cobre, las expectativas favorables de la economía mundial y el resultado de la elección presidencial. No olvidemos que la encuesta se aplicó a partir del 18 de diciembre”.

A juicio del académico, todo lo anterior contribuye a mejorar las percepciones de los empresarios de nuestra región.

 

 

Noticias relacionadas

Share This