Concepción

Ex alumno del programa Advance relata cómo llegó a montar su propia empresa aplicando los conocimientos adquiridos en la UNAB. La idea surgió en su último año de carrera y ya cuando se tituló estaba funcionando exitosamente.

Escrito por

Un claro ejemplo del impacto que puede tener la formación profesional en el éxito de un emprendimiento es el de Marcelo Soto, egresado de Ingeniería Civil Industrial, que, a poco andar desde su paso por la Universidad Andrés Bello sede Concepción ya cuenta con una prometedora  empresa a su cargo.

Se trata de PRO CAR, una firma dedicada al rubro automotriz que se proyecta con varias sucursales en Concepción y San Pedro de la Paz.

Marcelo Soto explica que el origen de este negocio se remonta a 2016, año en que volvió a vivir a Concepción tras un paso por Santiago y Antofagasta. Fue por esos días cuando decidió dejar atrás junto a su novia el ajetreo de la vida en la Región Metropolitana y buscar nuevas oportunidades en Concepción. “La verdad de las cosas es que no nos gustó el estilo de vida que hay en esa ciudad, solo estrés y congestión en todos lados”.

Agrega que “luego de buscar y buscar oportunidades de trabajo en Concepción sin éxito, tuve un ramo en la universidad  que se llama Formulación y Evaluación de Proyectos. En este ramo aprendí a evaluar proyectos, en base a proyecciones y flujos de caja. Fue aquí donde decidí realizar mi negocio, dedicado al rubro automotriz ya que me encanta y además tengo título de Ingeniero Mecánico Automotriz”.

Sobre su experiencia en la UNAB reflexiona: “La carrera de ingeniería civil industrial me abrió la mente y pude tener una mirada más alta en cuanto a lo que realmente tenía que hacer. También me entregó las herramientas para poder realizar mi emprendimiento, aceptar o rechazar distintas áreas de negocio, mejorar continuamente los procesos internos y tener una visión más clara de dónde quiere llegar la empresa”.

PRO CAR la conforman por el momento el propio Marcelo Soto y un técnico Mecánico, un equipo que espera irá creciendo en la medida que consoliden su emprendimiento. De hecho, ya dieron el primer paso en este sentido, porque si bien se inició como un centro de cuidado automotriz, dedicándose a lavados de vehículos, pulido de pintura, sellados de pintura, limpieza de tapiz, lavado de motor entre otros servicios, la firma expandió su oferta.  “Luego de un par de meses se decidió seguir invirtiendo en esta empresa y agregar otros servicios que son aún más necesarios para el usuario final, que es mantención automotriz, cambios de aceite, revisión de frenos, tren delantero y trasero, scanner”.

Noticias relacionadas

Share This