Consejos para Manejar los Nervios antes de la PSU

Escrito por Carolina Yacoman

26 noviembre, 2009

Psicóloga de la Dirección de Experiencia Universitaria del Campus Concepción, llama a los secundarios a tener calma estos días previos, descansar y tener confianza en lo aprendido en el colegio o en los preuniversitarios.

Este domingo se inicia el proceso PSU con el reconocimiento de salas y con ello, el nerviosismo de miles de jóvenes que este año sueñan con un cupo en la universidad. Sin embargo, tanto estrés puede jugarles una mala pasada, por lo que lo más conveniente en estas últimas horas es descansar y relajarse.psufinal

Francisca Santana, psicóloga de la Dirección de Experiencia Universitaria del campus Concepción, comenta que producto de la ansiedad es muy común que los estudiantes estudien hasta altas horas de la noche y durante el día, intentando retener más materia. Grave error, a lo más hay que leer los apuntes o resúmenes que se hicieron, y aprovechar el día en una rutina normal. Con el reloj encima, es imposible asimilar algo nuevo y lo más probable es que termine más estresado.

Aunque cueste, el fin de semana hay que evitar trasnochar. Fiestas y carretes se posponen para evitar el cansancio. Lo ideal es dormir las ocho horas -o las que el cuerpo necesite- sin cambios. Es decir, no alterar las horas normales de sueño. Una buena alimentación, balanceada y sin bebidas alcohólicas ayudará a estar en óptimas condiciones físicas. El día de la prueba, un rico desayuno aportará las energías requeridas.

Quienes hagan deporte, tengan un hobby o distracción, continúen con su rutina (nunca aumentarla). Lo primordial es sentirse tranquilo, relajado, y para ello nada mejor que hacer lo que a uno más le gusta. Aunque una buena opción es quedarse la mayor parte del tiempo en casa, con la familia, sintiendo el apoyo y refugiándose en ellos.

Apoyar y no presionar

Sin duda que el apoyo que recibe el estudiante de su entorno influye positivamente en el rendimiento de la PSU. La psicóloga de la UNAB aclara que muchos padres confunden el concepto de apoyo a sus hijos con medidas que sólo logran presionarlos y angustiarlos. Se les presiona para que les vaya bien, tengan un alto puntaje, estudien en la mejor universidad y una buena carrera.  “Entonces la carga es muy fuerte y ven en la PSU la única puerta de ingreso a un futuro “exitoso”, lo que claramente dista con la realidad, donde la PSU es sólo un medio y no un fin”.

Es bueno que los padres asuman un rol más de consejeros, que los calme e incentive a superarse, pero siempre haciéndoles ver que la universidad no es la única alternativa, que un bajo rendimiento en la PSU tampoco es el fin del mundo, y que pueden abrirse otras opciones.