Especialista destaca propiedades de la Chia contra enfermedades y para disminuir glucosa en la sangre

Escrito por mjorda

3 mayo, 2011

En nuestro país poco a poco se está haciendo más conocida esta semilla que, entre otras virtudes, previene el envejecimiento, por su acción antioxidante, y ayuda a aumentar las defensas del organismo.

Los chilenos poco a poco están incorporando a su dieta esta semilla de características oleosas y nativa del sur de México y del norte de Guatemala. Según determinó recientemente un estudio de la Universidad de Toronto, Canadá, el consumo de la semilla de chía disminuye la glucosa post pandrial, es decir, el nivel de azúcar en sangre después del consumo de alimentos.

Los investigadores comprobaron que en promedio, todos los individuos que recibieron pan elaborado con chía, redujeron en un 28% su nivel de glucosa en la sangre. Estas semillas contienen, además, una alta concentración de ácido alfa-linolénico y de fibra dietaria, explica Paola Tapia, académica de la Escuela de Química y Farmacia de la U. Andrés Bello.

Antecedentes señalan que la alimentación es clave para quienes sufren diabetes y cualquier diferencia en la dieta, ejercicio, nivel de estrés u otros factores pueden afectar el nivel de azúcar en la sangre, dice la experta. Dos cucharadas soperas de semillas de chía aportan 10 g de fibra y 5 g de omega 3.

Vitamina B y proteínas

La químico farmacéutica destaca que se han encontrado otras propiedades de esta semilla como su aporte de minerales, vitamina B y proteínas. Los estudios disponibles en humanos y animales muestran que la chia puede ser efectiva en enfermedades. “Se ha visto que las propiedades de este producto para enfrentar patologías como alergias, angina, cáncer, enfermedad coronaria, infarto cardíaco, desordenes hormonales, hiperlipidemia e hipertensión arterial”,  dice Paola Tapia.

Algunas evidencias muestran también que la chia tiene propiedades como anticoagulante, antioxidante y antiviral. Sin embargo, para cualquiera de las indicaciones anteriores, los estudios realizados son limitados. Por otra parte, el aceite de semilla de chia, se ha aplicado con éxito en casos de prurito en pacientes con enfermedad renal avanzada, como se describe en un estudio realizado en Korea y publicado el año pasado. “En esta investigación, se evidenció la disminución de los síntomas como picazón y sequedad de la piel, después de la aplicación local del aceite de semillas de chia, por ocho semanas”, dice.

Chia y sobrepeso

En un estudio realizado en el 2009 en la Revista Nutrition Research, mostró que no se registró cambio ni en el peso corporal, ni tampoco en la composición de la masa corporal al consumir chia. No obstante, en este estudio si fue posible relacionar la ingesta de las semillas de chia, con la disminución de algunos de los factores de riesgo coronario en pacientes con diabetes tipo 2, cuya enfermedad estaba controlada con dieta y medicamentos.

“Pese a que el valor nutricional de las semillas de chia es incuestionable y que en la comunidad científica despertó un gran interés, justamente por la posibilidad que constituyera una herramienta eficaz para enfrentar enfermedades tan importantes en el mundo como la obesidad, no ha sido posible mostrar que efectivamente el consumo de semillas de chia permita disminuir de peso”, concluye la químico farmacéutica.