Alumni

A sus 30 años, Camilo Aburto es un reconocido académico de la Escuela de Nutrición y Dietética de la U. Andrés Bello. Destacado por su desempeño, compromiso y valores como docente, este nutricionista UNAB muestra su lado B.

Escrito por

Camilo Aburto está ligado fuertemente a la U. Andrés Bello. Estudió en la Escuela de Nutrición y Dietética y hoy es un querido académico de esta misma institución.

Pausado al hablar, ordenado, cálido y empático con sus estudiantes, a fines del año pasado este porteño (nació en Valparaíso) fue reconocido por su destacada calidad humana, valoración a nivel de la comunidad y su rol de comunicador. Es precisamente en esta área donde se reconoció su labor en la creación de una página web para su carrera que permite a docentes y alumnos estar permanentemente conectados. Además de ser co-creador y gestor del Curso “Fundamentos de la Nutrición”, que actualmente se imparte en la Red Laureate en español, inglés y portugués y que ha tenido un impacto en más de dos mil estudiantes de ocho universidades de la red.

¿Por qué estudió nutrición y por qué eligió hacerlo en la UNAB?
Sentía una responsabilidad familiar, el querer ayudar a mi familia para así mejorar su calidad de vida fue la principal motivación. Siempre me sentí cercano a la UNAB, aunque en ese tiempo (2005), los colegios más tradicionales veían con cierta lejanía que alguno de sus estudiantes ingresara a una universidad privada. Sin embargo, siempre tuve la convicción que la UNAB sería una institución que me permitiera desarrollarme como persona y profesional.

¿Cómo se podría definir cómo estudiante?
Ordenado, siempre lleve mi notebook a clases, en el grabada los audios y escribía mis apuntes, aún los conservo.

¿Alguna anécdota de su época como alumno?
Muchas, recuerdo trasnochadas para hacer trabajos y comprender algunos ramos. Definitivamente, bioquímica y fisiopatología provocaron muchos insomnios. Sin embargo, la principal “anécdota”, fue conocer, en el Laboratorio de Química, a mi mejor amiga, hoy futura esposa y mama de mi hijo Domingo.

Ahhh, ¿tiene planes de matrimonio? ¿Fecha?
Nada confirmado jajaja… La verdad es que quiero que esto sea sorpresa: Nos casaremos este 2018.

¿Cómo llegó a ser académico?
Desde que egresé, siempre estuve en contacto con la Escuela. Guardo un gran cariño por mi directora Janet Cossio, quien me invitaba a participar en proyectos o trabajos esporádicos. Luego de cuatro años, donde trabajé en el ámbito público y privado, asistí a una reunión con mi directora Marcela Giacometto y se dio la posibilidad. No lo pude creer, aún me cuesta dimensionarlo.

¿Cuáles son sus otras vetas profesionales, además de académico? ¿Qué otro trabajo realiza?
Queda poco tiempo para desarrollarme en otras actividades además de la docencia. Sin embargo, soy Director de una empresa llamada Nutricomparte, la cual se dedica a generar y difundir información de interés profesional. Realizamos jornadas de actualización para estudiantes y profesionales, además de difundir actualizaciones de ofertas laborales.

¿Cuál es su máximo logro profesional?
Ser reconocido por mis alumnos como mejor profesor y por mi Facultad como mejor profesor.

¿Qué hobbies tienes?
Viajar por el mundo

De todos sus viajes, ¿hay algún país que le haya gustado más?
New York City, lejos una de las ciudades más dinámicas que he conocido, es como caminar sobre el set de una película, la ciudad con mayor cantidad de atracciones por metro cuadrado, por algo se le dice la ciudad que nunca duerme, un imperdible en el itinerario de un viajero. He tenido la suerte de viajar a Buenos Aires, Lima, Montevideo, Río de Janeiro, Miami y Nueva York.

¿Cuáles son sus sueños en lo profesional?
Seguir creciendo en esta institución. Retribuir la confianza de mis alumnos, colegas y superiores. Contribuir al desarrollo de futuros profesionales de la nutrición es una gran responsabilidad. Y por qué no decirlo, algún día ser Rector de esta Institución.

¿Cuál cree que sería su aporte en ese cargo en la UNAB?
Seguir contribuyendo a la formación de destacados profesionales, para que ellos puedan ayudar a nuestro país en el desarrollo social, económico, cultural y sanitario.

Noticias relacionadas

Share This