Escuela de Medicina

Clemente y Sofía, son sus ojos, su gran felicidad, pero también su movimiento incansable diario. La Dra. Josefina Ugarte, académica de la Facultad de Medicina de la U. Andrés Bello, no para. Entre clases, proyectos, estudios, las terapias de su pequeña con síndrome de Down y los requerimientos de su hijo, se ha convertido en una “súper mamá”, un ejemplo en la víspera del “Día de las madres”.

Escrito por

Hace 12 años que María Josefina Ugarte imparte clases en la Facultad de Medicina de la U. Andrés Bello, una actividad que le apasiona y que a la vez compatibiliza con todo lo que significa ser madre.

La médico-cirujano, especialista en medicina interna y miembro del Comité de Ética de la Facultad de Medicina UNAB, quiso saludar a las madres de la UNAB, quienes al igual que ella, conocen el sacrificio, esfuerzo y amor incondicional hacia sus hijos. Esta es su historia y saludo.

¿Por qué estudió Medicina?
Probablemente no por razones muy claras, me gustaban las ciencias, especialmente la biología, y siempre quise trabajar con personas. Lo que sí me pasó es que desde el primer día de la carrera supe que era lo mío, siempre me encantó.

¿Cómo llegó a la docencia?
Mi mamá era profesora y crecí en un ambiente donde se preparaban clases y se corregían pruebas. Creo que siempre lo encontré fascinante. Durante la beca de Medicina Interna empecé a hacer clases a los alumnos e internos y la verdad nunca más paré. Me gusta enseñar.

¿Qué es lo que más rescata de ser académica?
La exigencia que tiene, la necesidad de mantenerse al día y, definitivamente, cuando los alumnos más grandes te dicen: “gracias”.

¿Cómo es Josefina Ugarte en el rol de mamá?
Que difícil pregunta. Aproveché de preguntarle a los niños y me dijeron que era buena. Creo que como en todo, se intenta hacer lo mejor, con los errores propios de hacer algo nuevo. Cada hijo es distinto y, definitivamente, no vienen con manual. Trato de ser cercana, cariñosa, entretenida, pero seria cuando se necesita. 

¿Qué le gusta hacer con cada uno de sus hijos?
Con Clemente (12 años) nos encanta cocinar, hacer paseos. Con la Sofía (9 años) nos gusta mucho ver películas.

¿Cuán difícil ha sido para usted involucrarse en la educación de tu hija con Síndrome de Down, sus terapias, médicos, etc?
Creo que lo más difícil fueron dos cosas, al principio comprender la necesidad de tantas actividades extra, especialmente cuando era muy chiquitita y, después obviamente, el correr para poder acompañarla. Pero definitivamente vale la pena, gozo con cada uno de sus avances. Todo el esfuerzo que hace ella es gigantesco, por lo que sólo agradezco el poder acompañarla.

¿Cómo asumió la noticia de que tendría una hija con síndrome de Down?
Como venía súper sana, no supimos hasta el parto. Debo reconocer que al principio fue un shock bastante grande y con mucho susto por lo que venía, pero me enamoré de mi hija y eso hace sobreponerse a todo.

¿Qué les diría a las mamás que recién están teniendo la noticia de que su hijo tiene síndrome de Down?

Que puedo entender que al principio da miedo, pero que no se preocupen, son tantas las alegrías que traen. Uno aprende a gozar realmente cada logro de los niños. Creo que con Sofía he aprendido muchas cosas que me sirven con mis dos niños.

¿Qué piensa de la inclusión y cómo Chile ha manejado el tema?
Soy absolutamente pro inclusión. Creo que todas las personas son un aporte desde sus capacidades y realmente nos pueden enseñar mucho a cada uno de nosotros. En Chile todavía falta mucho, pero creo que vamos en el camino correcto. Cada día debemos visualizar más que la inclusión nos hace bien a todos como sociedad.

¿Cómo se vislumbra como mamá en 20 años más?
Espero que bien. Me gustaría seguir siendo súper cercana a mis niños, poder acompañarlos en sus proyectos, estudios, en formar sus propias familias. Y definitivamente me gustaría ser una abuela entretenida.

¿Cómo se podría definir en una frase?
Creo que soy una persona positiva, trato de buscarle el lado bueno a las cosas.

¿Qué le gusta hacer en tu tiempo libre?
Tantas cosas que me falta el tiempo. Me gusta mucho leer, otro hobby es dibujar y pintar. Me encanta trabajar en el jardín. Salir con los niños, ir a museos. Definitivamente, me gusta viajar y comer rico.

¿Cuáles son sus planes en lo profesional y en lo personal?
En lo profesional, quiero seguir aceptando desafíos que me obliguen a desarrollarme cada día en distintos ámbitos de mi carrera. Me gusta mucho ejercer como médico internista. También terminé recientemente una formación en Bioética y participo en el comité de Ética de la Facultad. En lo personal, creo que quiero seguir muy feliz junto a mi familia y, definitivamente, tener más tiempo para hacer cosas juntos.

Saludo de la Dr. Josefina Ugarte a todas las mamás de la UNAB

Noticias relacionadas

Share This