Escuela de Medicina

Clínica INDISA, campo clínico de la Universidad Andrés Bello, cuenta con uno de los Centro de Cirugía Robótica más grandes del país y prepara a médicos de la UNAB en esta materia.

Escrito por

Clínica INDISA, campo clínico de la Universidad Andrés Bello, fue pionera al traer en el 2009 al país el robot Da Vinci. Actualmente, suma un segundo robot y un simulador virtual, transformándose en uno de los Centro de Cirugía Robótica más grandes del país y manteniendo su liderazgo en esta cirugía mínimamente invasiva.

“La cirugía robótica es un avance en la cirugía mínimamente invasiva, la cual tiene innumerables ventajas: menos cicatrices evidentes, mínimo dolor postoperatorio, estadía hospitalaria más corta, baja tasa de sangrado y rápido reintegro a las actividades normales de la vida diaria y el trabajo”, explica el Dr. Octavio Castillo, Jefe de la Unidad de Urología y Director Centro de Cirugía Robótica de Clínica INDISA y académico de la Facultad de Medicina de la U. Andrés Bello.

Este centro, además, prepara a médicos de la UNAB en esta materia. “La cirugía robótica es considerada hoy día como parte del armamentario quirúrgico de todo centro de quirúrgico, por tanto, debemos estar al día en su aplicación y avances. En este sentido es fundamental desarrollar un centro de entrenamiento de alto nivel. En nuestra clínica existen dos sistemas robóticos y un simulador laparoscópico-robótico Simbionix de última generación (único en Chile), por lo cual una iniciativa fundamental es la creación de un Centro de Simulación y Cirugía Experimental Robótica con un trabajo en conjunto entre la UNAB y Clínica INDISA”, explica el académico de la UNAB.

“En el campo de la oncología urológica y, especialmente, en la cirugía del cáncer de próstata ha significado una ausencia de transfusiones, no menor al 10% en la cirugía abierta tradicional, y una menor incidencia de las potenciales secuelas como incontinencia urinaria y disfunción eréctil”, agrega.

Además, se ha introducido la cirugía robótica en el cáncer de vejiga, realizando la neovejiga intestinal de reemplazo en forma totalmente intracorpórea, como también la linfadenectomía de rescate en pacientes con recurrencia del cáncer de próstata, luego de tratamiento local. En Ginecología ha habido un gran impulso con un importante número de pacientes operadas desde tumores ováricos hasta histerectomías.

Finalmente, el Dr. Castillo destaca cuáles son los desafíos de la cirugía robótica en Chile. “Lo más importante es lograr que esta tecnología esté al alcance del sistema público, creando centros de referencia. La cirugía robótica requiere de experiencia para lograr los mejores resultados y, para ello, debe superarse la llamada ‘curva de aprendizaje’ lo que se logra luego de más de un centenar de procedimientos”, concluye.

Noticias relacionadas

Share This