Experiencia de intercambio en Medicina

Escrito por mjorda

10 marzo, 2010

Con la ayuda de la Facultad de Medicina de nuestra Universidad e IFMSA, Pablo Pérez alumno interno de VI año de la carrera en Viña del Mar, tuvo la oportunidad de realizar un intercambio electivo en Cirugía General y Cirugía Torácica en el Hospital Nacional Cayetano Heredia, de Lima. Aquí nos cuenta su paso por la capital peruana.

pabloperez01Inolvidable. Así califica su experiencia profesional y personal Pablo Pérez, luego de su intercambio de cuatro semanas en el Hospital Nacional Cayetano Heredia (HNCH), campo clínico exclusivo de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, ubicado en Lima.

El estudiante de VI año de la carrera de Medicina en Viña del Mar explica que el HNCH es un hospital público de alta complejidad perteneciente al Ministerio de Salud peruano, cuenta con unas 800 camas, 12 pabellones quirúrgicos y todas las especialidades médicas y quirúrgicas. “Estuve rotando dos semanas por el Servicio de Cirugía General y otras dos más por el Servicio de Cirugía Torácica y Cardiovascular, lugares en los que fui integrado al equipo como un interno más y trabajaba en conjunto con los otros internos, residentes y médicos tratantes”.

Para Pablo el día comenzaba puntualmente a las 08:00 am, cuando los internos deben hacer curaciones a todos los pacientes quirúrgicos del servicio y realizar todos los procedimientos de enfermería del servicio como fleboclisis, punciones arteriales y venosas, instalación y retiro de sondas foley.

“Todos los días se pasaba visita médica compuesta por un médico asistente, dos o tres residentes (becados) y los internos del servicio, quienes debíamos presentar la evolución del paciente y en conjunto se decidía el manejo; lo cual era una instancia muy provechosa de docencia”, asegura Pablo. Agrega: “Luego los internos en conjunto con los residentes realizábamos evoluciones, dejábamos indicaciones y se ‘corría plan’”, expresión que implica asegurarse de que todas las indicaciones del paciente se cumplan, dejando y retirando examenes solicitados del laboratorio clínico, llevando el paciente a sus estudios de imágenes y consiguiendo las interconsultas solicitadas durante la jornada.

Pablo relata que la entrada a pabellones quirúrgicos se realizaba de acuerdo al interés del interno, cuando éste rota por las salas de hospitalización, “ya que en Perú realizan otra rotación exclusiva por los pabellones quirúrgicos”.

Internado en Cirugía Torácica y Cardiovascular

pabloperez02En Perú la Cirugía Torácica y Cardiovascular es una especialidad primaria que dura cinco años y se cursa sin hacer cirugía general previamente. En esta área la jornada para Pablo comenzaba con visitas a los pacientes hospitalizados, con los internos y los residentes, para luego hacer las interconsultas del servicio en el resto del hospital.

“Las actividades de sala de hospitalizados eran alternadas con días de cirugía mayor, cirugía menor y la atención de urgencias quirurgicas. Así fue como tuve la oportunidad de presenciar patologías distintas a las que vemos normalmente en Chile, como toracotomías de urgencia por heridas por arma de fuego, masajes cardíacos abiertos, limpieza quirúrgica de cavernas tuberculosas, timomas, quistes hidiatidicos pediátricos, pericarditis por TB y bypass femoro-femorales por heridas por arma de fuego, entre otras. Fue una pasada muy provechosa por las diferencias epidemiológicas de consulta médica y quirúrgica”.

Turnos de Emergencia

Cuando nuestro alpabloperez03umno podía participaba con el equipo de internos y residentes de cirugía en la Unidad de Emergencia, durante una o dos horas de manera electiva, una vez terminada su jornada de trabajo normal, para así conocer la realidad local y por lo cual era habitual que pasara entre 24 a 32 horas en el hospital los días de guardia.

En los turnos de emergencia presenció muchas patologías quirúrgicas frecuentes con complicaciones debido a la consulta tardía, consultas traumáticas por heridas con arma de fuego y/o cortopunzante y politraumatizados por accidentes de tránsito. “Fue una muy buena oportunidad para realizar procedimientos y entrar a cirugías de emergencia”, cuenta con emoción.

De esta manera Pablo tiene la plena certeza de que este tipo de iniciativas enriquecen enormemente la formación del estudiante de medicina, permitiendo conocer otras realidades del ejercicio de la profesión, muy distintas y en parte complementarias a las que se practican en Chile. “Entrega una formación y preparación adicional en la especialidad deseada por el estudiante, así como también contribuye a formar un perfil de egreso consistente con los intereses académicos y permite una profunda maduración profesional y personal, además de la generación de contactos relacionados con la salud global”, afirma.

Finalmente el interno agradece la ayuda de la Facultad e insta a otros estudiantes a ampliar fronteras, conocer otras realidades y dejar bien puesto el nombre de nuestro país y de la U. Andrés Bello.

Pamela Pérez G.

pperez@unab.cl