DESTACADO PORTADA

Francisco Álvarez, académico de la Escuela de Química y Farmacia de la U. Andrés Bello, detalló algunos alcances de este trabajo multi e interdisciplinario entre las carreras de la universidad.

Escrito por

Con optimismo, compromiso y ambición, se desarrollará el proyecto “Promoción y prevención en salud Cerros de Valparaíso”, ganador de los Fondos de Extensión Académica para Docentes 2018 de la U. Andrés Bello.

El proyecto consiste en la realización de un programa continuo de actividades de educación en salud, ejecutados por estudiantes y monitorizados por docentes en un trabajo multi e interdisciplinario entre las carreras de la universidad.

Esta iniciativa busca promover la salud y prevenir la enfermedad según las necesidades de las comunidades de los cerros de Valparaíso, trabajando en conjunto con las organizaciones sociales, educacionales y de salud relacionadas con estas comunidades.

Francisco Álvarez, académico de la Escuela de Química y Farmacia de la U. Andrés Bello, sede Viña del Mar, es el gestor de este proyecto y detalló algunos alcances:

¿Cuáles son los objetivos?
Planificar, ejecutar y evaluar actividades de promoción y prevención en salud en conjunto con todos los actores que componen la red de salud comunitaria (organizaciones sociales, educacionales y de salud). Fortalecer la formación de estudiantes con sentido social y comprometido con la comunidad en la cual la universidad está inmersa. Fortalecer la acción y red comunitaria de salud.

¿En qué etapa está el proyecto?
Durante el 2017 se realizó la fase piloto, donde se establecieron las redes y contactos, se realizó diagnostico participativo para la detección de las necesidades de la comunidad. Se ejecutaron las primeras actividades relacionadas a las necesidades: alrededor de 40 actividades que beneficiaron a casi 3.000 personas. Durante el 2018, el desafío es consolidar el proyecto y lograr la planificación, ejecución y monitorización de las actividades necesarias para establecer un programa continuo.

¿Se tienen algunas conclusiones del proyecto?
Difícil sacar conclusiones, ya que el proyecto recién está comenzando y sabemos que los principales resultados se podrán ver entre 5 a 15 años. Hasta el momento, la participación ha sido muy buena, se ha logrado solucionar incluso algunos problemas como problemas visuales con la entrega de lentes, junto con el trabajo con la fundación sueca Vision For All. También se ha podido gestionar la derivación de personas con problemas detectados a los centros de salud donde se atiende, por ejemplo, problemas dentales o insertarlos en programas de salud mental, tomando en cuenta que fueron víctimas del Gran Incendio de Valparaíso del 2014.

¿Qué lo motivó a encabezar este proyecto?
Mi gran motivación fue realizar un proyecto de salud continuo en los cerros de Valparaíso, por el hecho que los mismos miembros de la comunidad habían manifestado que solo se habían realizado actividades esporádicas sin mayor compromiso como operativos. Dentro de estos miembros estaba una profesora de Tecnología Médica de la UNAB que pertenece al Cerro La Cruz, Paula Kroff. Al mismo tiempo, la motivación era que los estudiantes UNAB de distintas carreras pudiesen trabajar en equipo y aplicar sus conocimientos a través de asignaturas que estuviesen cursando, pudiendo participar de la educación en salud directamente a la comunidad, logrando un compromiso con ellos y darle un gran sentido social a su formación.

¿Cómo ha sido la experiencia?
Ha sido muy gratificante, al principio nos costó llegar, nos costó que nos abrieran las puertas, empezamos con el Cerro La Cruz, y durante el 2017 se expandió a otros cerros El Litre, Mariposa y Las Cañas, y para el 2018 se suma el Cerro Merced. En cuanto a la participación de carreras, el 2017 participaron Química y Farmacia, Tecnología Médica, Kinesiología, Nutrición, Terapia Ocupacional, Fonoaudiología, Psicología, Sociología, Psicopedagogía y la unidad académica Hospital de Simulación. Este año, se incorpora Medicina, Educación Física y Ecoturismo. Otra cosa importante en el diagnostico participativo, es que encontramos resultados similares a la última Encuesta Nacional de Salud, por ejemplo, las principales patologías crónicas (hipertensión, diabetes y dislipidemias), alta prevalencia de sedentarismo, baja prevalencia de uso de preservativos, alta prevalencia de obesidad, etc.
Finalmente, el académico de la UNAB destacó que en diciembre fue invitado por la Escuela de Química y Farmacia de la U. Arturo Prat en Iquique, para presentarles el modelo del Proyecto, para ser ejecutado en campamentos de la zona.

Noticias relacionadas

Share This