Las quemaduras en niños son absoluta responsabilidad de los adultos

Escrito por mjorda

22 octubre, 2010

Ante el aumento de menores quemados en la Región de Valparaíso, la enfermera Gabriela Morgado, docente de la Escuela de Enfermería de la Universidad Andrés Bello, entrega algunos consejos para prevenir accidentes de este tipo.

Las estadísticas de quemaduras en niños no son alentadoras para la Región de Valparaíso, ya que arrojan que el 25% de los casos de menores con este tipo de accidentes en el país ocurren en la zona. Este año hubo un aumento de un 11% en comparación al 2009, afectando en un 93% a menores de 4 años de edad.

Las autoridades explican que entre los principales motivos de este aumento de quemaduras pro agua caliente y fuego, están las condiciones de las viviendas tras el terremoto y el uso de braseros. La docente de la Escuela de Enfermería de la Universidad Andrés Bello Gabriela Morgado, indica que estos accidentes en los niños dejan secuelas de por vida, tanto en la esfera psicológica como física, por lo que su manejo y rehabilitación constituyen un proceso que los acompaña dolorosamente durante gran parte de su infancia.

Así, prevenir los accidentes por quemaduras parece ser la manera básica para evitar el altísimo costo que ellas conllevan, lo cual depende principalmente de los adultos que están al cuidado de los niños. Estos deben estar atentos a dificultar su acceso a los focos peligrosos y tomar medidas de seguridad al interior de las casas.

Pero si aún tomando medidas como poner barreras en las cocinas para evitar el volcamiento de líquidos calientes o en los artefactos para calefaccionar, los accidentes ocurren, la académica de la U. Andrés Bello entrega algunas medidas básicas en el manejo de estas lesiones que se deben tener en cuenta:

– Inmediatamente después de ocurrida el accidente, coloque agua fría en la zona quemada. Es importante recordar que debemos “enfriar” rápidamente la zona afectada, ya que el efecto del calor puede aumentar la profundidad del daño.

– Saque cuidadosamente la ropa del niño afectado.

– Cubra la zona de la quemadura con un paño limpio (sábana o toalla). Nunca ponga cremas, pasta dental ni ninguna otra sustancia sobre la herida.

– Las quemaduras donde hay pérdida de piel pueden infectarse con facilidad si se usa elementos contaminados. Los elementos químicos no adecuados, en tanto, puede entorpecer el proceso de cicatrización y empeorar el pronóstico.

– No intente romper las flictenas o “ampollas” de una quemadura, ya que aumenta el riesgo de infección.

– Acuda lo más rápido posible al Servicio de Urgencia más cercano, donde se establecerá la extensión y profundidad de la quemadura, así como el manejo posterior necesario.

Recuerda enviar tus comentarios a abmedios@unab.cl y síguenos en el twitter @noticiasunab.

Pamela Pérez G.

pperez@unab.cl