Enfermería

Emmanuel Sánchez, académico de la Facultad de Enfermería de la U. Andrés Bello, entrega algunos consejos para evitar las enfermedades respiratorias durante el invierno, especialmente en clases.

Escrito por

Durante invierno todos estamos expuestos a enfermedades respiratorias, especialmente los niños, adultos mayores y enfermos crónicos. Sin embargo, los jóvenes también son afectados y, muchas veces, son obligados por estas patologías a faltar a clases.

Emmanuel SanchezSegún Emmanuel Sánchez, académico de la Facultad de Enfermería de la U. Andrés Bello, “las enfermedades respiratorias son causadas por microorganimos; en su mayoría virus, quienes ingresan a nuestro organismo; generando alteraciones a nivel respiratorio. Existen varios factores que favorecen el desarrollo y propagación del proceso infeccioso, como el frío durante la época de invierno, la contaminación, el humo del cigarro, la combustión de la parafina, ambientes cerrados, entre otros”.

El enfermero explica que “la transmisión del virus se produce a través de las secreciones respiratorias que son expulsadas por boca o nariz en forma de gotitas a través de la tos y el estornudo y liberados al ambiente, donde posteriormente son aspiradas por otra persona. Otra forma de transmisión es cuando las manos entran en contacto con superficies en las que se han depositado partículas virales y luego están son llevadas a la boca o los ojos. O bien, cuando consumimos algún tipo de líquido o comida que haya sido consumida por otra persona que es portadora del virus”.

Es por ello que uno de los lugares de mayor transmisión del virus son las salas de clases, oficinas o lugares de trabajo, donde se está en más contacto entre personas. Por ello, es importante prevenir y cuidarse respecto al desarrollo de algún cuadro infeccioso de origen respiratorio, ya sea gripe, influenza u otro.

El experto detalla algunos consejos para evitar contagios:

1. Cuando salgas de tu casa, adapta la ropa de abrigo a la temperatura ambiente. Hay que tener en cuenta que la mayoría de las enfermedades se producen por cambios bruscos de temperatura, por lo que es preferible usar varias capas de ropa que podamos ir sacando o poniendo de acuerdo al lugar en el que estemos.

2. Lávate frecuentemente las manos con agua tibia y abundante jabón; después de usar el transporte público, manipular dinero o estar en contacto con alguien resfriado.

3. Cada vez que estornudes o tosas, cúbrete con el antebrazo para proteger al resto del contagio a través de las manos y sí te cubriste con las manos; realizar en forman inmediata lavado de ellas.

4. Limpia las perillas de las puertas, los computadores y otras superficies. Aunque hay personas encargadas de la limpieza, existen superficies que, por el contacto diario, requieren mayor aseo, y así ayudas a reducir la propagación de gérmenes en la sala de clases.

5. Respecto al sistema de calefacción, es de importancia utilizar una prenda de vestir adecuada, que te permita no exponerte a los cambios de temperaturas.

6. Cuida tu alimentación; consumiendo bastante agua, sin considerar jugos o bebidas; como también consumir otro tipo de alimentos durante el día como:

• Los frutos secos son una excelente fuente de zinc y vitamina E, lo que fortalece el sistema inmunológico. Además, las nueces son muy ricas en selenio, elemento que previene la inflamación de los pulmones.
• El brócoli, naranjas y mandarinas aportan gran cantidad de vitamina C, aumentando las defensas del organismo y ayudando a prevenir el contagio de enfermedades típicas de invierno.
• Las legumbres y carnes rojas; ambos alimentos aportan hierro y vitamina B, que equilibra la producción de anticuerpos para protegernos de enfermedades.
• El zapallo y la zanahoria; vegetales ricos en betacaroteno proveen de vitamina A, la que ayuda a formar una barrera contra las infecciones.

7. No te automediques. No abuses de analgésico u antiinflamatorios, apoya tu tratamiento consumiendo bastante agua y alimentos saludables que le permitirán ir mejorando durante el transcurso de los días. Recuerda que el cuadro respiratorio es de origen viral; el cual irá desapareciendo durante el transcurso de los días. Además, hay que tener presente que nunca se debe tomar antibióticos sin la indicación de un especialista, ya que no todos los cuadros respiratorios los requieren. La mayoría son virales, por lo que el antibiótico no servirá y podría generar cepas resistentes a ese medicamento en el futuro.

Noticias relacionadas

Share This