Facultad de Enfermería
Escrito por

Desde pisos resbaladizos hasta artefactos en mal estado. Cocinas, baños y escaleras pueden ser un riesgo latente para niños y adultos. En algunos casos, como lo ocurrido con una universitaria de Concepción, quien se electrocutó con su secador de pelo en el baño, el resultado puede ser fatal.

La muerte de una universitaria en Concepción, electrocutada con un secador de pelo, deja en evidencia una vez más que el hogar puede ser fuente inagotable de accidentes caseros. Algunos de ellos tan graves, que pueden terminar con un desenlace fatal. valeria

Valeria Clericus, Directora de Enfermería de la Universidad Andrés Bello Concepción, aclara que los accidentes en el hogar son evitables, por lo que hay que actuar preventivamente.

Los riesgos dependerán de las edades de los ocupantes, de la infraestructura, de las actividades que se desarrollen en ella. Aunque en general los sitios de más riesgo son la cocina, el baño, y las escaleras.

Para minimizar las oportunidades de sufrir un accidente, la enfermera aconseja que los niños no permanezcan en la cocina ni en los baños (nunca dejarlos jugar en ellos), evitar tener el calefón al interior de los baños, y no permitir que los menores usen las camas como lugar de juego, por el peligro de traumatismos por caídas. Y por ningún motivo, tener las armas de fuego al alcance.

Cuidado con la cocina

La cocina, por más acogedora que se tenga, está llena de peligros que rara vez advertimos. Por ello, extremar las medidas de prevención es clave. Mantenga siempre las ollas y sartenes con las manillas hacia adentro y asegúrese que la cocina tenga un sistema de fijación a la muralla, que impida que ésta pueda volcarse frente a un golpe.

Un dato no menor es asegurarse que la tapa del horno cuente con un seguro contra riesgos, porque generalmente los niños se suben sobre ésta y la usan como escalera.

Para evitar asfixias, nunca deben estar al alcance de los hijos las bolsas plásticas, por el riesgo que significa, así como tampoco tener cerca alfileres, bolitas o elementos de tamaño pequeño, “puesto que la primera reacción siempre será llevárselos a la boca”, dijo.

Y ahora que se acerca el verano, cuando se utilice la piscina siempre debe existir supervisión adecuada a los menores. Es necesario que éstas dispongan de rejas protectoras para que no puedan caer dentro de ellas y tener sistemas de alarma que alerten ante una caída. Lo más importante, es que siempre los hijos estén acompañados de adultos.

Caídas y detergentes

Las caídas afectan mucho más a los niños y adultos mayores. Evite mantener pisos resbaladizos, tenga los pasillos siempre despejados y coloque pasamanos en las escaleras y  baños.

Todos los detergentes, productos venenosos o tóxicos deben estar fuera del alcance de los menores y almacenados en un lugar seguro. Lo mismo los cuchillos, alfileres, hojas de cortar y cualquier elemento cortopunzante, al igual que los medicamentos.

Finalmente, la enfermera aconseja mantener los sistemas de calefacción y electricidad con sus mantenciones al día.

Noticias relacionadas

Share This