Ciencias de la Rehabilitación

A sus 24 años, Catalina Vega trabaja arduamente para compatibilizar sus estudios de cuarto año en la Escuela de Fonoaudiología de la U. Andrés Bello y el deporte. Hija de un destacado futbolista nacional, relata su experiencia.

Escrito por

Catalina nació en medio de lo que significa ser la hija de un jugador de fútbol reconocido en Chile. Su papá es Marcelo Vega, conocido como “Tobi”, ex volante de Colo Colo, U. Española, U. de Chile y Santiago Wanderers, entre otros, además de seleccionado chileno en la Copa América 1991 y 1993, y parte del plantel chileno que viajó al Mundial de Francia 1998. Él fue quien la incentivó desde pequeña en el deporte.

Hoy esta joven, nacida el 23 de agosto de 1993, destaca por su desempeño como alumna de cuarto año de la Escuela de Fonoaudiología de la U. Andrés Bello y como seleccionada nacional de handball. Esta es su historia.

¿Cómo llegaste al handball, considerando que tu papá fue futbolista?
Fue en el colegio British High School cuando cursaba quinto año básico que conocí el handball, tras realizar muchos deportes y fútbol por la profesión de mi papá. En el colegio, fui parte de la selección del handball que, en ese tiempo, estaba comenzando. Me encantó este deporte el cual no he dejado de jugar. Con mi papá practiqué fútbol cuando él tenía su escuela, algo que también me gustaba, saqué sus genes, la pasión del deporte, pero sin duda el handball es el deporte que me llena 100%.

¿Qué significa ser hija de un ex crack del fútbol chileno?
Me enorgullece que mi papá sea un deportista reconocido, sobre todo que se haya destacado en la Selección Chilena. Sí, tiene sus pros y contras, por ejemplo, muchas veces tienes que escuchar opiniones negativas por ser una figura pública.

¿Qué recuerdos tienes de la época en que tu papá jugaba?
Creo que son los mejores recuerdos, sobre todo cuando íbamos a verlo jugar, nos dedicaba sus goles. También conocer otros países por los distintos clubes en que pasó, lo encuentro genial, aunque a veces era complicado tener que dejar a su familia por el trabajo.

Tu papá también entró a un reality (“1810”, de Canal 13, en el 2009) ¿Cómo viviste la época?
La verdad fue una época dura, ya que al ingresar al reality no pudimos pasar Año Nuevo con él. Por un lado, lo veía todos los días por la tele, pero se extrañaba en la casa. Si tuviera que ingresar nuevamente a un reality, no lo dejaría, es duro para la familia aparte se expone mucho a la persona.

¿Cómo compatibilizas el deporte y los estudios?
Me ha costado equilibrar las dos cosas, porque nunca fui muy organizada, pero poco a poco, al pasar los años, he ido aprendiendo a compatibilizar ambas cosas. Es súper difícil hacer todo, más cuando tienes elementos tan importantes como una familia, pololo, universidad y el deporte.

¿Cómo ha sido tu experiencia en la selección chilena?
Tengo lindos recuerdos de la selección, ya que siempre es un orgulloso representar a tu país. Jugué por la Selección Chilena y la de playa, hace poco me salí de esta última porque no me alcanzaba el tiempo para jugar por la universidad, por mi club y por la selección, pero nunca he descartado volver.

 ¿Por qué optaste por estudiar Fonoaudiología?
Siempre me llamo la atención el área de rehabilitación, sobre todo, trabajar y ayudar a comunicarse a las personas, por eso escogí esta carrera, porque es una bonita manera de ayudar y rehabilitar a los que nos rodean.

¿Qué le aconsejarías a quienes decidan estudiar Fonoaudiología en la UNAB?
Que es una carrera muy linda, que te llena por completo, pero que no es nada de fácil, se necesita de dedicación y tiempo porque hay que estudiar mucho.

¿Cuáles son tus desafíos en lo profesional, deportivo y personal para futuro?
Siempre trato de superarme y creo que cada año lo he logrado. Para mi, es fundamental el apoyo de mis seres queridos. Mi desafío en lo profesional, es escoger un área que me guste y dedicarme a esa haciendo cursos complementarios para aprender todo lo posible. En lo deportivo, yo creo que siempre estaré rodeada del deporte, es un medio que me hace liberar estrés y en el cual lo paso bien, me gusta la competencia y creo que el otro año saldremos campeonas de mi club y superaremos el lugar de la universidad.

Noticias relacionadas

Share This